Roma.- El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi abandonó hoy el hospital San Raffaele de Milán, donde fue internado de urgencia hace casi un mes y sometido a una operación a corazón abierto para sustituirle la válvula aórtica.

“Ha sido una prueba muy dolorosa. No creía poder enfrentar tanto dolor, pero ahora estoy mejor”, dijo el expremier, de 79 años de edad, a los periodistas que lo esperaban afuera del nosocomio.

Cuestionado al respecto, Berlusconi confirmó que cederá el 80 por ciento del club futbolístico Milán a un consorcio chino por al menos 400 millones de euros.

“Creo que la última decisión es muy importante, entregar el Milán a quien está dispuesto a hacerlo nuevamente protagonista en Italia, en Europa y en el mundo”, señaló.

Dijo que su objetivo fue que el nuevo grupo que se convertirá en el socio mayoritario del club pusiera al menos 400 millones de euros.

“Es un grupo importante de participación estatal”, aseguró el expremier, quien hace 30 años se hizo propietario del Milán, al que llevó a ganar los principales campeonatos y convirtió en un instrumento de propaganda en su meteórica carrera política.

Visiblemente cansado, Berlusconi confirmó que aún le esperan meses de rehabilitación. Cuestionado sobre si continuará en la política aseguró: “Si hay necesidad seré nuevamente útil a Italia y a los italianos”.

“Uno siente que puede todavía dar una contribución al propio país. Espero que no haya necesidad, pero si la hay espero tener la fuerza”, añadió.

El ex primer ministro estuvo acompañado por antiguos colaboradores, retornados al primer plano pues según los medios el llamado “círculo mágico”, integrado por su novia Francesca Pascale, la diputada María Rosaria Rossi y la portavoz Deborah Bergamini, fue hecho a un lado.

De acuerdo con la prensa, los hijos del exgobernante y sus colaboradores históricos acusaron al “círculo mágico” no solamente de haber aislado al expremier, sino también de haberlo forzado a participar en actos políticos cuando ya sufría una crisis cardíaca.

Berlusconi fue hospitalizado de urgencia el pasado 7 de junio y según sus médicos estuvo a un paso de la muerte debido a un problema del corazón que obligó a sustituirle la válvula aórtica en una operación realizada el 14 de junio.

Según los medios, el “círculo mágico” fue sustituido por una cúpula de comando integrada por la primogénita del expremier, Marina, su colaborador histórico Fedele Confalonieri, su abogado Niccoló Ghedini y su consejero político Gianni Letta.

NOTIMEX/Foto: EFE