Ginebra.- El Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, urgió al Gobierno de Estados Unidos adoptar medidas más estrictas para controlar la venta y uso de armas de fuego e instó a las autoridades a proteger a sus ciudadanos.

A raíz de la matanza de 49 personas por un hombre armado en un club gay en Orlando, Florida, el Alto Comisionado instó a los líderes en EU a estar a la altura de sus obligaciones' de proteger a sus ciudadanos de los ataques violentos y desafortunadamente muy comunes, fruto de un control de armas insuficiente.

"Es difícil encontrar una justificación racional que explica la facilidad con la que la gente puede comprar armas de fuego, incluyendo rifles de asalto, a pesar de los antecedentes penales, el consumo de drogas, las historias de la violencia doméstica y la enfermedad mental, o por contacto directo con los extremistas, tanto nacionales y extranjeros ", dijo el Alto Comisionado.

"¿Cuántas masacres más de escolares, de compañeros de trabajo, de los feligreses afroamericanos tendrán que ocurrir?

"¿Cuántos disparos más contra los músicos con talento, como Christina Grimmie, o políticos como Gabrielle Giffords, tendrán que pasar antes de que los Estados Unidos adopte un reglamento robusto sobre el uso de armas de fuego?'', cuestionó Zeid.

"¿Por qué cualquier civil en cualquier parte es capaz de adquirir un rifle de asalto y otras armas de alta potencia diseñados para matar a mucha gente? ", agregó el Jefe de Derechos Humanos de la ONU.

"Es irresponsable la propaganda que sugiere que las armas de fuego hacen que la sociedad sea más segura, cuando todas las pruebas apuntan a lo contrario", señaló Zeid haciendo clara referencia a los comentarios del precandidato republicano Donald Trump, quien favorece el uso de armas de alto calibre para uso civil.

"La fácil disponibilidad de armas de fuego deja poco espacio entre los impulsos asesinos y acciones que dan como resultado la muerte. El viaje entre las creencias de odio y crímenes violentos de odio se acelera'', observó.

Consideró que la sociedad se ve expuesta a pagar un precio muy alto debido al fracaso para hacer frente a los grupos de presión y tomar las medidas necesarias para proteger a las personas de la violencia armada.

El Alto Comisionado hizo referencia a un nuevo informe de la ONU sobre la adquisición civil, posesión y uso de armas de fuego, que pone de relieve el "impacto devastador" de la violencia armada en una serie de derechos humanos, incluyendo los derechos a la vida, la seguridad, la educación, la salud, un nivel de vida adecuado y la participación en la vida cultural.

El informe subraya que sumado a ello las mujeres y los niños son sometidos a violencia sexual, secuestro, asalto y violencia doméstica al ser amenazados con armas de fuego.

"Los ejemplos de muchos países muestran claramente que un marco legal para el control de la adquisición y uso de armas de fuego ha llevado a una reducción dramática en el crimen violento", expresó el Alto Comisionado.

"En los Estados Unidos, sin embargo, hay cientos de millones de armas en circulación, y cada año miles de personas mueren o resultan heridos por ellos."

Zeid añadió que era especialmente censurable, incluso peligroso, que este terrible suceso ya está siendo utilizado para promover sentimientos homofóbicos y islamófobos.

Enfatizó que no hay ninguna raza o religión que domine este tipo de actos, dado que el problema son las armas.

Reunirse alrededor de esta causa a favor del control de armas de fuego es lo mínimo que se le debe a las víctimas de Orlando, concluyó el titular de derechos humanos de la ONU.

Agencia Reforma