El Fútbol Americano también tuvo inspiración dada a cineastas mexicanos, que lo incluyeron en la mayor parte de filmes como referencia de diversión de aquella juventud azteca de fines de los cincuentas y sesentas, y solo en una ocasión apareció el deporte de las tacleadas como base central de una cinta, aquella titulada de tres maneras Juventud sin Dios, Siempre hay un Mañana o La vida del Padre Lambert,

Llevando el rol central en la biografía del Padre Lambert (aquí entre nos el hombre que sembró la gloria deportiva del Instituto Nacional del Politécnico), Joaquín Cordero, ofreciendo una gran actuación dentro de una cinta en donde también fue mencionada parte de la vida del que fuese estupendo jugador de Fútbol Americano en México, el nunca olvidado Tarzan Saldaña, Alfonso Mejia se encargo de interpretarlo, Cordero ya antes de la cinta Siempre hay un Mañana ya había interpretado el papel de sacerdote-deportista, en el filme Una calle entre tu y yo, apareciendo como entrenador de un equipo del Politécnico.

Películas que incluyeron al Futbol Americano en algunas de sus escenas fueron Sube y Baja con Cantinflas, La edad de la Tentación y Viva la Juventud con Adalberto Martinez Resortes y las orquestas de Evangelina Elizondo (Poli) y Pablo Beltran Ruiz (Pumas) por delante.

Sirviendo siempre las tribunas del estadio de Ciudad Universitaria (México 68) como sede de amoríos de juventud, de emociones sin fin y de los Goyas y Huelum por delante.

Tomás Setién Fernández

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz