Nueva York.- Ocultar, por presión, o publicar información que esconde el gobierno sobre asuntos de interés público ése es el dilema en The Post: Los Oscuros Secretos del Pentágono.

Katherine Graham (Meryl Streep), la dueña del diario The Washington Post, enfrenta la disyuntiva de autorizar la publicación de documentos que ventilan mentiras gubernamentales respecto a la Guerra de Vietnam, o bien, congraciarse con la máxima autoridad y convertirse en cómplice.

En el filme que se estrena hoy en México, Tom Hanks encarna al editor Ben Bradlee en el filme dirigido por Steven Spielberg y que escudriña en los deberes del periodismo, el peso del poder gubernamental y las decisiones de ejecutivos respecto a temas delicados.

"Como está basado en un hecho que cambió la historia del Washington Post, hay que analizar que era súper importante entender la misión del periódico con el periodismo, y que no se convirtiera en el ejecutor de la voluntad del Gobierno", explica Spielberg en entrevista.

"Entiendo sumamente arriesgada la posición de Katherine, pero al final hizo lo que cualquier directivo con agallas, ética y sentido común haría".

Nominada al Óscar como Mejor Película y Mejor Actriz (Meryl Streep), The Post llega a la pantalla grande cobijada por un diseño de producción apabullante y un estilo fílmico de thriller, en franca tradición con el clásico del periodismo político Todos los Hombres del Presidente, de John Frankenheimer.

En la trama, Spielberg pondera lo que debe ser la misión ética del periodista al colectar información y cómo debe lidiar un editor en la búsqueda de la verdad.

"Conocí a Kate (Graham) y me impactó su rectitud y su manera de hablar del periodismo, de entenderse con la verdad, eso lo tengo presente, aunque el encuentro fue hace años", revela Hanks en la charla.

"Y es que súper interesante ver el análisis del periodismo hoy en día", añade Streep, "donde hablamos de muchas figuras públicas que sólo hacen entretenimiento, mas no periodismo. Y el periodismo es necesario para desenmascarar, para decir la verdad, para cuestionar, para dar voz a la sociedad".

El relato inicia mostrando a gente haciendo fotocopias de documentos que detallan más de 20 años de actividades irregulares de la administración gubernamental en la Guerra de Vietnam, y que años después se filtran a The New York Times.

"Creo que ésta es una película que todos debemos ver porque es necesario entender el valor del periodismo hoy en día", expresó Streep.

Lo que pinta para un drama entre medios se convertirá después en el destape de una cañería profunda de mentiras al pueblo estadounidense que se llevará entre las patas al Presidente Nixon.

Spielberg se consideró afortunado de que fuera él quien pudiera contar esta historia escrita por Liz Hannah y Josh Singer.

Agencia Reforma