Cuando comenzaba su carrera en el cine y soñaba con realizar su primer película, Guillermo del Toro tenía como ejemplo a Steven Spielberg, así lo recuerdan sus amigos cercanos, entre ellos el caricaturista Trino Camacho. Y la noche del domingo, en la premiación de los Globos de Oro, el tapatío, con el semblante bonachón, le ganó con La Forma del Agua, a quienes tuvo como ejemplos.

“Nos conocimos en el Instituto de Ciencias, ahí nos hicimos cuates, fue una admiración mutua.

“A mí me gustaba mucho lo que empezaba a hacer en el Instituto, hacía cosas de teatro, las actuaba, además era muy simpático. Platicábamos de lo que nos apasionaba en ese momento, de las películas de Spielberg... y le ganó”, comenta.

El carácter amable y humilde que muestra en redes sociales es el mismo que amigos y gente que ha trabajado con él ha percibido desde el inicio de su carrera hasta la premiación del domingo, donde apenas sostuvo el Globo de Oro a Mejor Director, la emoción no disminuyó, y con trabajo pudo volver a su lugar en el salón principal del Beverly Hilton, sólo para presenciar el cierre de la ceremonia. Lo que le siguió fueron felicitaciones y la aceleración de las fiestas.

En todo momento con el trofeo en mano, Del Toro fue abordado por quien se cruzó en su camino, ya fuera para extenderle felicitación o pedirle una fotografía y él, sonriente, atendió a cada uno, en la terraza del hotel, donde tuvo lugar la fiesta de Fox.

“Siempre ha sido muy humilde, una persona muy educada, con la sonrisa siempre amplia, con unas ideas muy locas. Siempre iba un poquito más allá de todo, en la comida. Memo es simpático y aventado”, rememora Alejandro Camacho, amigo de Guillermo y hermano de Trino.

“El que haya tenido a Spielberg y a Ridley Scott como contrincantes te da la idea de que el alumno superó a sus maestros”, agrega.

Para el también caricaturista Jis, Guillermo era muy apasionado, pero admite no alcanzó a darse cuente de lo que vendría, el genio que iba a terminar siendo.

“Guillermo sigue jugando y no ha perdido esa esencia, esa sencillez que lo caracteriza, todo mundo quiere trabajar con él”, enfatiza.

Sobre la experiencia de conocer a Guillermo del Toro, Trino y Jis, que además de amigos compartieron proyecto cuando éste le dio voz a el personaje de Gamborolino Punk, en el filme Santos vs La Tetona Mendoza, su mejor recuerdo son las pláticas que sostuvieron cuando eran adolescentes.


Agencia Reforma