Genevieve y Guy, dos chicos enamorados locamente, no pueden hacer público su romance. Las razones: ella es muy joven, él un poco menos pero ella sabe que su madre espera algo mejor para la chica, sobre todo porque la situación financiera no es muy boyante en “Los paraguas de Cherburgo”, la tienda de sombrillas que la madre posee en ese hermoso pueblecito del noreste francés.

Guy es mecánico y además cuida a su madrina enferma. Y luego está el asunto de la guerra cuando reclutan al muchacho.

El film del cineasta francés Jacques Demy (Lola, Las Señoritas de Rochefort, Piel de Asno) es un acontecimiento cinematográfico singular. Contado en cuatro tiempos en la vida de Genevieve y Guy, sus encuentros y desencuentros, es una delicia auténtica en que se conjugan espléndidamente la fotografía, el color, y en especial la música: no hay una sola línea de diálogo en toda la historia, es todo cantado. Pero si esto le hace pensar en algo aburrido a-loópera, piénselo de nuevo.

Con partitura de Michel Legrand, nominado 9 veces al Oscar, ganador en tres ocasiones (Yentl, Verano del ́42, El Caso Thomas Crown y su memorable “Los molinos de tu mente”, con letras del mismo Demi, es una amalgama dulce y romántica sin ser sacarinosa, donde los protagonistas expresan sus emociones con música.

Hay nostalgia de tiempos idos y mejores, el sabor agridulce del amor primero, ingenuo y puro, y un par de actores jóvenes bellos y carismáticos, Catherine Deneuve y Nino Castelnuovo.

El film de 1965 recibió cinco menciones Oscar, incluyendo a Mejor Film Extranjero y su partitura y canción, “Esperaré por tí”

Los Paraguas de Cherburgo cierran el ciclo de septiembre “Historias para liberarnos” de la Sala de Arte “La Capilla”, y esperarán por el buen cinéfilo que es Usted este miércoles, a las 8:00 de la noche.

II TALAVERA SERDÁN

ESPECIAL

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz