CDMX.- Magia, recuerdos, canciones y nostalgia. Esos fueron los componentes que, de acuerdo con César Costa en su participación, reinaron anoche en el Auditorio Nacional, durante el concierto "Juntos Por Última Vez", que ofreció junto a Alberto Vázquez, Angélica María y Enrique Guzmán.

A la mezcla habría que añadir los pasos de rock and roll que, aunque tardaron en aparecer, pusieron a bailar a las 10 mil personas (según cifra oficial) con el mismo gozo que hace 40 o 50 años.

Con la sonrisa de siempre y el cabello igual de blanco, Alberto Vázquez inauguró la fiesta en punto de las 19:00 horas.

"Es cierto que me afecta un poco la altura, pero yo estoy aquí para darlo todo porque ustedes son lo mejor que tengo", expresó el intérprete, quien cantó con una cánula nasal para ayudarse a recibir oxígeno.

Después de "Fue en un Café", Vázquez invitó a Yolanda Salinas para juntos cantar "Para Decir Adiós". Luego pidió al público seguirlo en "Banana Boat Song".

"Antes venía con cigarro y ahora con esto. Un pequeño cambio", bromeó refiriéndose al oxígeno.

No fue el único en echar mano del humor, pues César Costa contó chistes de sus famosos suéteres y guiños al pasado, con ayuda de fotografías en blanco y negro proyectadas en las pantallas.

Un medley sesentero que incluyó "Tus Ojos", "Agujetas de Color de Rosa", "La Hiedra Venenosa", de Johnny Laboriel, y "Speedy Gonzalez" fueron de los momentos más coreados.

Antes de despedirse, cantó "My Way", de Frank Sinatra. Y aunque conmovió, el público agradeció que cerrara con "Alrededor del Reloj", momento en el que varios se levantaron de sus asientos para bailar en los pasillos, dando vueltas al compás de la música.

Angélica María despertó chiflidos y gritos de "¡Te Amo!", y optó por contar su historia romántica a través de sus canciones.

Varias parejas de la edad de los cantantes volvieron a los tiempos en que vivieron romances con las piezas de Enrique Guzmán. Aunque pocos se levantaron a bailar, otros se acurrucaron con el repertorio del intérprete, que al igual que sus compañeros, fue acompañado por 15 músicos y coristas, además de la ovación de pie que el Auditorio regaló a cada uno.

Reforma