Fortín.- Las rachas de viento que se mantuvieron en los 25 kilómetros por hora afectaron los cultivos de caña en el municipio, una de las zonas más afectadas fue sobre el camino a Villa Unión, donde la caña se dobló y de acuerdo a los campesinos esto representaría una pérdida porque la gramínea no podría alcanzar la maduración correcta para luego ser cortada.

Alrededor de 10 hectáreas en esta zona sufrieron afectaciones con el incremento de la corriente de aire en esta zona, pese a esto, los techados de lámina no sufrieron afectaciones.

“El viento que estuvo corriendo fue suficiente para afectar parte de nuestra cosecha, algunos cañales ya están por cortarse, pero otros no están bien llegados y esto será un problema, porque la semilla deja de crecer y de plano ya no da el mismo rendimiento, aunque no fue muy fuerte nos afectó”, relató Silverio, vecino del camino a Villa Unión.

Relataron los campesinos que el daño fue más evidente en cañales que colindan con la carretera que comunica hacia Villa Unión y Zapoapita, detallaron que las rachas de viento tomaron más fuerza en esta parte, lo que ocasionó que la caña se doblara y parte de esta cayera hacia la vialidad, donde seguramente sería aplastada por el constante paso de automóviles.

Ahora esperan que sus cultivos rindan las toneladas que habitualmente mantienen, sin embargo, lo ven complicado, “apenas iniciaron las suradas y ya los daños en los cultivos se están dando, ojalá que este año no nos peguen tan fuertes los vientos, si no nos la veremos difícil”, finalizaron los productores de caña, quienes esperan mejore el panorama.



Sergio Arcos

EL MUNDO DE CÓRDOBA