Tezonapa.- El cuerpo sin cabeza de un hombre, fue encontrado el pasado domingo en el interior de un pozo artesiano ubicado en una casa abandonada en la comunidad de Tepetlzingo, sin embargo, fue rescatado hasta ayer después del mediodía.

Autoridades municipales fueron alertadas sobre el hallazgo del cuerpo, por lo que se trasladaron para corroborar la información y requerrir la presencia de las autoridades ministeriales para que realizaran la investigación pertinente.

Sin embargo, debido a lo retirado del lugar y del camino accidentado a causa de las lluvias, fue hasta el día de ayer que personal de periciales llegó para rescatar el cuerpo con ayuda de Bomberos y Protección Civil.

Alrededor de las 12:30 horas de ayer, arribaron los peritos de la ciudad de Córdoba para trasladarse a la comunidad de Tepetlzingo; policías municipales y estatales que llegaron a verificar el auxilio y que habían acordonado la zona, vigilaban la entrada y salidas del domicilio particular para evitar que alguien entrara, la casa se dijo está abandonada desde hace muchos años.

De inmediato, el personal de periciales entró a inspeccionar el lugar de los hechos y tras levantar el acta correspondiente, pidió la entrada de los elementos de Protección Civil y Bomberos para que ayudaran en el rescate de los restos que estaban dentro del pozo.

Luego de analizar por un rato la forma en la que podrían entrar alguno de los elementos de bomberos que pedían un tanque de oxígeno para meterse, uno de los elementos de Protección Civil sugirió utilizar ganchos amarrados a una reata para tratar de sacarlo.

Fue de esta manera que no hubo la necesidad de que alguien se introdujera al interior y poner en riesgo su integridad física, por los gases que dentro se despedían, los restos pertenecía a una persona del sexo masculino, cuyo cuerpo estaba decapitado y la cabeza no fue encontrada, además a simple vista se pudo observar que el cuerpo presentaba posibles huellas de tortura.

Autoridades ministeriales dieron a conocer que emprenderían un operativo de búsqueda de la cabeza, toda vez que se presume podría estar cerca de donde fue encontrado el resto del cuerpo.

Los familiares del tortillero desaparecido, identificado como Mario Zárate Cisneros, llegaron al lugar para conocer si se trataba de él, sin embargo, más tarde trascendió que lo habían reconocido por algunas señas particulares y que realizarían los trámites necesarios ante las autoridades, para reclamar los restos del infortunado hombre, aunque no fue confirmado.


De la redacción

EL MUNDO DE CÓRDOBA