Brownsville, Texas .- El Gobierno de Estados Unidos subastará 10 propiedades que le fueron confiscadas al ex Tesorero de Coahuila, Javier Villarreal Hernández.

Se trata de inmuebles comerciales y residenciales ubicados en la Isla del Padre y en San Antonio, con un valor superior a los 37 millones de dólares.

Tras declararse culpable de lavado de dinero y llegar a un acuerdo con los fiscales, se estableció que las propiedades fueron adquiridas con recursos desviados del erario de Coahuila y de fondos obtenidos a través de sobornos.

El jueves comenzará la subasta de los bienes con una propiedad comercial ubicada en North Point Retail Center 281 y Redland Drive, en San Antonio, con un valor de 8.6 millones de dólares.

Como parte del acuerdo con el Gobierno estadounidense, no le fueron confiscadas dos propiedades que se encuentra a nombre de la madre de Villarreal, Paula Hernández, ubicadas en Brownsville.

Hernández mantendrá una casa y una gasolinera con locales comerciales.

En diciembre de 2014, Villarreal dejó la prisión del condado de Bexar y se espera que sea sentenciado en octubre.

Los fiscales federales y locales acusaron al ex Tesorero de Coahuila de la utilización de los fondos públicos robados para comprar los bienes inmuebles.

En el acuerdo con el gobierno, ofreció entregar fondos depositados en cuentas bancarias y propiedades con un valor de casi 10 millones de dólares.

Reforma