Ciudad de México.- Médicos del IMSS aplicaron un control inadecuado a una derechohabiente embarazada; a otra, le indujeron el trabajo de parto de manera innecesaria y también dieron quimioterapia a un niño de 2 años sin contar con un diagnóstico certero, lo que causó la muerte de los menores.

Debido a estos tres casos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió las recomendaciones 48/2017, 49/2017 y 50/2017 dirigidas a la dependencia de salud, solicitándole reparar los daños a las respectivas madres y padres, incluyendo indemnización, atención médica y psicológica.

Además, pidió al Instituto que, en colaboración con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, se inscriba a los agraviados en el Registro Nacional de Víctimas para que tengan acceso, en lo conducente, al Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral.

La Comisión recomendó capacitar en derechos humanos al personal de esos hospitales; girar una circular en cada hospital para que el personal médico entregue copia de certificación y recertificación para acreditar la actualización, experiencia y conocimientos suficientes, así como asignar recursos económicos para incrementar el personal médico.

El IMSS respondió con un comunicado que, tras una investigación, corroboró que la atención brindada al menor de 2 años estuvo apegada a las prácticas médicas.

"El Instituto realizó una investigación sobre la atención médica brindada, identificando que la misma estuvo apegada a las Guías de Práctica Clínica correspondientes. Sin embargo, la misma será atendida en tiempo y forma", se lee en el comunicado.

El IMSS repitió esta respuesta sobre la recomendación 48/2017, acerca de un caso de violencia obstétrica en el Hospital de Gineco-Pediatría 3A que también derivó en el fallecimiento de un menor, apelando a que la atención estuvo apegada a las Guías de Práctica Clínica.

El organismo anunció que cumplirá la recomendación 49/2017, sobre el caso de una derechohabiente embarazada de 36 años, a quien se le practicó una cesárea en el Hospital General de Zona No. 194 en Naucalpan, Estado de México, tras la cual la recién nacida tuvo complicaciones que derivaron en su fallecimiento.

"A partir de la recepción de la Recomendación, la Dirección General del IMSS instruyó a las oficinas centrales y a las Delegaciones Estado de México Poniente y Sur en la Ciudad de México, dar cabal cumplimiento a todos los puntos contenidos en el pronunciamiento, así como reforzar la capacitación al personal institucional en materia de derechos humanos", añadió el Instituto.

De acuerdo con la CNDH, en su investigación obtuvo evidencias de que servidores públicos del Hospital General de Zona 36, en Coatzacoalcos, Veracruz -donde ocurrió el caso referente a la recomendación 50/2017-, vulneraron el principio del Interés Superior de la Niñez, toda vez que al ingresar al niño de 2 años no le realizaron los estudios clínicos correspondientes e inmediatos para confirmar el diagnóstico presuntivo de leucemia.

"Para esta Comisión Nacional, antes de establecer tratamiento oncológico, el médico debió confirmar el diagnóstico con análisis complementarios, o en su defecto enviarlo a otra unidad médica del sector con mayor capacidad resolutiva para otorgar medicación de mantenimiento y regularizar las condiciones hematológicas. Al no existir diagnóstico certero, se incurrió en negligencia médica", expuso la CNDH en la recomendación al IMSS.

En cuanto a los otros casos, la CNDH acreditó vulneración de los derechos de protección de la salud, violencia obstétrica e inadecuada atención médica a las agraviadas, y en ambos casos violación al derecho a la vida de los recién nacidos.

Reforma