CDMX.- Las grandes constructoras --como Homex, Geo y Urbi-- que dominaban la comercialización de vivienda, registran un desplome en su negocio.

En el caso de Homex, durante el tercer trimestre de este año escrituró sólo 176 viviendas, cifra que contrasta con las 13 mil 271 viviendas que señalaba en su reporte del mismo periodo de 2011, año previo a la crisis en el sector.

En dicho año, la empresa, que en marzo pasado fue acusada en EU de un fraude contable por 3 mil 300 millones de dólares tras inventar la venta de unas 100 mil casas inexistentes entre 2010 y 2011, reportó 51 mil 421 viviendas escrituradas en México, mientras que en los primeros nueve meses de 2017 registra 451 unidades.

En el caso de Urbi, que llegó a escriturar 34 mil 515 viviendas en todo 2011, en los primeros 9 meses de este año apenas acumula 844.

Otra grande, Geo, en 2012, cuando ya operaba a contracorriente, entregó más de 55 mil unidades.

Aunque por el momento esta viviendera no ha revelado los datos al tercer trimestre de este año, tiene acumuladas al segundo trimestre de 2017 mil 129 casas.

En contraparte, desarrolladoras como Vinte y Cadu registran cifras mayores a las de las grandes empresas.

La primera de ellas, en el tercer trimestre de este año escrituró mil 150 unidades, para acumular en nueve meses 3 mil 93 viviendas.

En tanto, Cadu, enfocada a la vivienda social y media, en los primeros 9 meses del año ha vendido 7 mil 518 unidades.

Según especialistas, este cambio en el mercado de vivienda por un lado representa mayores oportunidades para constructores de vivienda, y por otra, diversifica las opciones para los compradores.

Reforma

Foto: Reforma