Ciudad de México.- El Programa para la Transición a la Televisión Digital Terrestre a través del cual se repartieron 10.2 millones de pantallas estuvo plagado de irregularidades, de acuerdo con la fiscalización que hicieron distintas autoridades.

En julio pasado, al dar a conocer los resultados de la revisión de la Cuenta Pública 2016, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) reportó la pérdida en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de 11 mil 533 televisores, con un posible daño patrimonial de 29.2 millones de pesos.

La SCT, indicó la Auditoría, no pudo proporcionar la documentación que acreditara el destino final de los aparatos que serían repartidos en 29 entidades federativas.

En Guerrero se perdieron mil 795 equipos, en Nuevo León 2 mil 232, en Querétaro mil 944, en Oaxaca mil 274 y en Tabasco 904, entre las entidades con los volúmenes más altos.

Otros 16.4 millones de pesos fueron observados por la ASF debido a la omisión en reclamaciones oportunas para la indemnización por 6 mil 492 televisores siniestrados.

Un año antes, la propia ASF, al informar sobre la revisión de la Cuenta Pública 2015, señaló que encontró 380 mil 695 televisores entregados que no funcionaban, pues eran deficientes a la hora sintonizar y reproducir la señal digital.

"No se tiene la garantía de la funcionalidad de todos los televisores recibidos, ya que conforme a la prueba de la Profeco, se estima que 380,695 televisores presentarían la deficiencia técnica de sintonizar y reproducir señales de televisión digital, bajo el estándar A/72 de ATSC, lo que limitaría el uso de los televisores para los planes de modernización en materia de telecomunicaciones", asentó en su reporte.

El Programa para la Transición a la Televisión Digital Terrestre estuvo destinado a entregar televisores digitales a los hogares más pobres del país para evitar que con el apagón analógico se quedaran si poder acceder a ese medio.

Para ello, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) compartió sus padrones con la SCT; sin embargo, de acuerdo con el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), esto se hizo sin observar el cuidado necesario para la protección de los datos personales.

"Las recomendaciones son como medidas de seguridad para saber si son responsables del tratamiento y si había un fundamento legal para que la Secretaría de Desarrollo Social tratara estos datos.

"Hubo datos que no sólo eran identificativos si no que eran sensibles, como por ejemplo la huella dactilar que en si está dentro del primer rango de identificación, considerado un dato sensible" explicó en noviembre de 2016 la comisionada Areli Cano.

En agosto de ese mismo año, en el estudio "Análisis del Proceso de Transición a la Televisión Digital Terrestre", el comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Adolfo Cuevas, señaló que la SCT había entregado aparatos a hogares que no los necesitaban.

"La ineficacia causada por TVs repartidas a hogares que antes del apagón ya contaban con STAR (televisión de paga), TV digital y/o decodificador resultaría en 4 millones 909 mil 912 aparatos, cifra que representa el 48.5 por ciento del total de las TVs entregadas", indicó.

Agencia Reforma