Guadalajara, Jalisco.- En Guadalajara, ni orar dentro de una capilla te salva de ser víctima de los ladrones.

Se trata del recinto en la Parroquia de San Jorge Mártir, en Vallarta San Jorge, en Guadalajara, donde el pasado viernes a una mujer de la tercera edad le robaron su cartera.

Cerca del mediodía, tres mujeres y un hombre ingresaron a la capilla en Diagonal San Jorge y Alejandro, y se sentaron alrededor de la afectada, quien hacía oración en las bancas del frente, según quedó grabado en las cámaras de seguridad.

Mientras una mujer la cuestiona sobre los horarios de las misas, un hombre que simuló arrodillarse en la segunda línea de bancas revisa el bolso y extrae una cartera.

"La persona afectada intuyó que había sido dentro de la capilla porque una persona la abordó y le estuvo haciendo plática y se le hizo extraño, generalmente en la capilla de adoración la gente no platica", explicó el Padre Eduardo Michel Flores.

El párroco dijo desconocer si la mujer acudió a denunciar y a cuánto ascendió lo robado, pero pidió que se compartieran las imágenes para prevenir más casos.

"No los van a detener (a ladrones), porque nuestro sistema está tan mal que les hemos presentado pruebas y nos dicen que no se puede hacer nada si no es in fraganti y aquí vienen muy esporádicamente las patrullas, que porque están muy ocupados", expuso Michel Flores.

Con este suman cuatro robos perpetrados en los alrededores del templo en dos semanas, pues han contabilizado otros tres contra carros estacionados.

Por su parte, Antonio Gutiérrez, vocero del Arzobispado de Guadalajara, indicó que pese al aumento en los robos, la gente prefiere permanecer callada.

"Llegó a las iglesias una situación que desgraciadamente se ha generalizado. Los ladrones agarran parejo (y) no hay institución, casa o negocio que se pueda librar de la delincuencia", manifestó el vocero del Arzobispado.

Reforma