Ciudad de México.- El Gobierno de Donald Trump debe retener los recursos destinados para el financiamiento del Ejército mexicano, por no cumplir éste con los objetivos en materia de derechos humanos, demandaron organizaciones civiles de Estados Unidos y México.

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), Amnistía Internacional, el Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos, así como el Centro Prodh, Fundar y Tlachinollan, enviaron una comunicación al Secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, en el que describen las fallas en las que incurrió el Gobierno mexicano.

En junio de 2016, el Congreso estadounidense retuvo 25 por ciento de los 3 millones de dólares destinados a México, bajo la condición de que se procesen de manera creíble violaciones graves a derechos humanos, incluyendo el asesinato de 22 civiles en Tlatlaya.

También se condicionó al combate a la tortura, a la búsqueda de personas desaparecidas y a una cooperación plena con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en el caso Ayotzinapa.

En el memorándum enviado a Tillerson, las organizaciones refieren que no hay órdenes de aprehensión contra militares por el caso Tlatlaya, que sólo se tienen 15 condenas por tortura desde 1999, que no ha sido aprobada la ley general sobre desaparición de personas y que el GIEI fue uno de los objetivos del programa espía Pegasus.

Agencia Reforma