Ciudad de México.- Legisladores y líderes de oposición exigieron ayer la renuncia de Luis Miranda al cargo de Secretario de Desarrollo Social y demandaron que sea investigado, tras conocerse que familiares del funcionario están involucrados en la venta ilegal de combustible robado.

El senador panista Jorge Luis Preciado, integrante de la Comisión de Justicia, pidió al Presidente Enrique Peña Nieto cesarlo para que se hagan las investigaciones sobre los presuntos hechos ilícitos cometidos en una gasolinera propiedad del cuñado y la hermana de Miranda.

"El Presidente debería de separar del cargo al funcionario, cuya familia está involucrada en el tema.

"El Gobierno ha lanzado una campaña contra los huachicoleros, con la Marina y el Ejército, para frenar este (delito)... el Presidente tiene que separarlo del cargo, llevar a cabo la investigación y castigar a los responsables", señaló.

Angélica de la Peña, senadora perredista, exigió el cese de Miranda y demandó una investigación imparcial y expedita del caso.

"Es preocupante que la Secretaría continué inmiscuida en escándalos de corrupción, como la reciente denuncia por el desvío de recursos a través de una red de complicidades, y ahora con la probable comisión de un delito que vulnera las finanzas públicas e involucra a familiares del titular de esta institución", sostuvo.

Por su parte, la presidenta del PRD, Alejandra Barrales, pidió la intervención de la PGR y exigió que se castigue a los involucrados en los actos ilegales, para evitar la impunidad, sin importar de quién se trate.

"La PGR está obligada a investigar para deslindar el uso de influencia del funcionario encargado de mitigar la pobreza", sostuvo.

Ángel Ávila, presidente del Consejo Nacional del sol azteca, calificó de preocupante que una persona cercana a Peña Nieto, se ligue con la venta de combustible robado.

"De ser necesario Miranda debería renunciar para permitir que se lleven a cabo las diligencias correspondientes", dijo.

El diputado Vidal Llerenas, de Morena, exigió que Miranda se deslinde de su familiar y se esclarezca si él tiene negocios con ellos.

La posesión de una gasolinera en manos de la hermana y el cuñado del funcionario, dijo, refleja la magnitud del tráfico ilegal de combustible.

"Demuestra que no había una investigación seria del caso por parte de las autoridades, que no se enteraron de este tema, deja muchos cabos sueltos en torno a la seriedad del Gobierno sobre robo de combustible", acusó.

Grupo REFORMA publicó ayer que la hermana y el cuñado de Miranda son dueños de una gasolinería que vendía en el Estado de México combustible ordeñado.

Agencia Reforma

Foto: Reforma