Expediente

Luis Velázquez

Atrapado y sin salida en el peor infierno de su vida, Javier Duarte, JD, parece un chivo en cristalería.

Dos derrotas políticas el mismo día. La gubernatura y el Congreso.

Y lo peor: que entregará la estafeta a su enemigo público número uno. Y, además, implacable.

Y más peor: la advertencia del gobernador electo de que lo encarcelará así como también a uno que otro duartista como al suegro político más famoso de Veracruz, Tony Macías.

Por eso, la fiebre legislativa que le ha entrado.

La creación del Fiscal Anticorrupción con cinco años en el cargo de manera consecutiva, y que cabildea el cacique magisterial, Juan Nicolás Callejas Arroyo, como el penúltimo favor a pagar luego de tantas canonjías y privilegios sexenales.

El nombramiento del Contralor del gobierno del Estado por cinco años consecutivos por el Congreso para de igual manera, cancerbero de las declaraciones patrimoniales de cada funcionario, blinde tanto a JD como a los duartistas.

Y, por añadidura, más poderes y facultades al Fiscal General elegido ya por 9 años, y ahora, con un presupuesto de 1,500 millones de pesos anuales, correspondiente al 2 por ciento del presupuesto total del gobierno del estado.

Y no más para expresar una vez más el repudio de JD al gobernador electo, la transferencia al Fiscal del par de helicópteros que durante cinco años y medio ha utilizado JD para dejar a la deriva al sucesor.

El góber electo, por el contrario, se ha reducido a solicitar una audiencia al Congreso para expresar su inquietud de que de acuerdo con la ley transfieran la decisión a la LXIV Legislatura.

Pero su voz significa una palabrita en el desierto.

Ya verá, entonces, si él y su cuerpo jurídico descubren alguna salida para revocar tales acuerdos a partir del primero de diciembre del año que corre.

Y es que con un Fiscal y un Contralor y un Zar Anticorrupción a modo, JD aspira a librar la cárcel que habría de conocer luego de seis años como gobernador, seis más como diputado federal y subsecretario y secretario de Finanzas, y que suman doce años ininterrumpidos "en los cuernos de la luna".

Una vez más, y de ser así, se cumpliría la sentencia bíblica. "Los carniceros de hoy serán las reses del mañana".

El mañana que está a punto de llegar para JD y los suyos.

El antecedente de Chiapas

Con todo, alguna salida legal existirá por más y más que el secretario General de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, doctor en Derecho Constitucional de la UNAM, diga que seguirá al lado de JD "hasta que la muerte los separe".

Por ejemplo, en Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía, gobernador perredista, nombró Fiscal a Herrán Salvatti, quien había sido el Zar Anticorrupción del gobierno federal.

Entonces, entregó la estafeta al sucesor, el priista Juan Sabines.

Y ante tantas acusaciones en contra de Salvatti, cambió la ley que lo nombrara Fiscal General por nueve años y lo designó secretario de Desarrollo Económico, mientras lo investigaba e integraba el expediente con documentos probatorios.

Y pasado un ratito, simple y llanamente, lo encarceló.

Luis Ángel Bravo Contreras es litigante. En Córdoba tiene su despacho jurídico. También es Fiscal.

Y Miguel Ángel Yunes Linares inició su vida política como jefe del departamento jurídico del gobernador Rafael Hernández Ochoa, 1974/1978, cuando, digamos, Bravo Contreras estudiaría la primaria.

Con más experiencia el Yunes azul, con más fogueo en las grandes ligas (fue jefe del departamento jurídico con Roberto Madrazo Pintado presidente del CEN del PRI), quizá con más inteligencia y hasta perversidad, uno y otro se darán un buen agarrón.

El Fiscal, además de defenderse a sí mismo, abogando por JD, y el góber electo con una doble obsesión: quitar a Bravo Contreras y luchando contra el tiempo para encarcelar lo más pronto posible al góber tuitero, por más y mucho más que primero jurara que en ciuatro meses lo tendría en el penal de Pacho Viejo, luego que en seis meses y ahora que en un año.

Ya se verá, pues, si al mejor cazador se le va la liebre como reza el dicho popular.

Justicia a secas

Incluso, el mensaje está claro. A cada rato lo repite la diputada local electa, Maryjose Gamboa, una víctima más del Fiscal.

La primera ocasión que Maryjose suba a la tribuna será para exponer argumentos solicitando el juicio político a Bravo Contreras.

Apueste el lector veinte y las malas que será hacia la tercera semana del mes de noviembre, pues la LXIV Legislatura ascenderá al poder entre los días 5 y 10 de tal mes.

Y es que los peores 9 meses de su vida en que por órdenes de JD el aparato gubernamental se fue a la yugular en contra de la colega reportera y activista social se debieron al Fiscal.

Más porque se metieron hasta con su hija maniobrando para que su ex marido se la quitara.

Y ni modo de aplicar en el caso la sentencia bíblica de perdonar a quienes ofenden.

Lo dijo Benito Juárez. "Para los amigos, justicia y gracia. Para los otros, justicia a secas".

Y si el Fiscal suele decir que "quien la hace la paga", una vez más la leyenda bíblica. El Fiscal, carnicero del duartismo res del yunismo.

El Congreso duartista aprobaría esta semana el Fiscal Anticorrupción y al Contralor para de inmediato proceder al nombramiento correspondiente como una camisa de fuerza para el góber electo.

Pero con la nueva Legislatura en que el PRI será minoría, el Apocalipsis será poco.

La población electoral sólo espera justicia en contra de lo que Yunes Linares ha denominado "una banda de ladrones".

¡Y ay si pasan los meses y Duarte y los suyos siguen libres, porque entonces, en la elección de presidentes municipales el año entrante, cada ciudadano se revertiría en contra de los candidatos del PAN y PRD!

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz