Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador justificó el apoyo de Morena a los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), cuyos líderes han sido aprehendidos por el Gobierno federal.

Acusó que se les fabricaron delitos a los dirigentes Rubén Núñez Ginez y a Francisco Manuel Villalobos, por lo que su partido no se quedará con los brazos cruzados.

Mediante una carta dirigida al pueblo de México, desestimó las acusaciones de lavado de dinero contra los maestros.

"Es una infamia. El colmo del cinismo. El mundo al revés: los verdaderos delincuentes están convertidos en jueces", señaló.

Aseveró que los maestros han sido objeto de una campaña de desprestigio en los medios de comunicación para hacer creer que no dan clases, que gozan de muchas canonjías y que sus protestas perjudican a niños, jóvenes y a la población en general.

"Como se comprenderá, ante estas atrocidades, no podemos quedarnos callados ni con los brazos cruzados. Sabemos que la propaganda de los poderosos podrá desorientar a desinformar a muchos, pero no podrá engañar a todos y no vamos a caer en el chantaje de que portarse bien es no protestar ante la injusticia y el oprobio.

"Nuestro movimiento no es electorero, no haremos cosas para quedar bien con las televisoras ni con los otros medios que han estado participando en el linchamiento de los maestros", aseguró.

Dijo que en la defensa de principios no harán lo políticamente correcto ni le interesa conseguir los votos de quienes han sido "intoxicados" por la campaña oficial en contra del movimiento magisterial.

Señaló que por estas razones convoca a militantes y simpatizantes de Morena a una marcha del Ángel de la Independencia al Zócalo el próximo 26 de junio, a las 11:00 horas.

Dijo que entre sus demandas están el cese a la represión, la liberación inmediata de los maestros y la apertura de un diálogo para revisar y formular una verdadera reforma educativa, con el consenso de autoridades, maestros y padres de familia.

Afirmó que la reforma educativa ha buscado la privatización de la educación y reducir a los maestros a la indefensión laboral, para transferir a los padres el costo de la educación.

"En realidad la reforma educativa trata de someter a los maestros con el pretexto de las evaluaciones y avanzar en la privatización de la educación. Es falso, además, que los maestros se opongan a ser examinados con fines pedagógicos, como se ha repetido muchas veces de manera tendenciosa; su rechazo, como lo han expresado, es a presentar exámenes previstos, renuncia a la plaza de base y a la antigüedad que han acumulado, para quedar a expensas de decisiones discrecionales y de la arbitrariedad", señaló.

El dirigente de Morena afirmó que desde que fue impuesta la reforma educativa, la CNTE, al que llamó el "magisterio democrático", ha tratado de dialogar con el Gobierno de Enrique Peña Nieto, y ha insistido en el camino de la negociación para resolver el conflicto.

"La intransigencia y la cerrazón han estado siempre en el lado gubernamental, como lo prueban las declaraciones que, casi a diario, hacen los funcionarios, rechazando cambiar siquiera una coma a la reforma educativa y exigiendo que los maestros se sometan a ella y renuncien a sus derechos", señala López Obrador en el escrito.

Agencia Reforma