Ho Chi Minh.- Nick Ut, el fotógrafo que pasó a la historia por su imagen de la niña del napalm durante la guerra de Vietnam, mantiene una frenética actividad pese a su jubilación tras una carrera que comenzó cubriendo conflictos bélicos y terminó retratando a estrellas de Hollywood.

"Trabajé en la guerra de Vietnam durante casi diez años, la gente moría a diario, era terrible. Al terminar la guerra fui a vivir a Los Angeles y trabajaba en parte fotografiando a estrellas de Hollywood. Fue una gran diferencia, lo llamo mi viaje del infierno a Hollywood", dice a Efe en la escuela de fotografía Nikon de Ho Chi Minh (antigua Saigón), donde imparte una charla a aficionados.

Nacido hace 67 años, Huynh Cong Ut se retiró el pasado año de su trabajo en la agencia Associated Press, pero se mantiene muy activo, rodando documentales y programas de televisión en su país natal, al que vuelve a menudo, y dedicándose a una de sus grandes pasiones, las fotos de naturaleza.

"Me encantan los animales, hace poco estuve en México haciendo fotos de ballenas. Pero no me limito a un género, siempre llevo mi cámara y hago fotos de todo tipo", comenta.

Durante su charla de casi dos horas, hace un balance de su carrera desde sus inicios en Vietnam con 15 años hasta sus años de madurez en EEUU, y pasa más de veinte minutos comentando la captura que le dio fama mundial y le permitió ganar el World Press Photo, la imagen de la niña Kim Phuc corriendo desnuda y gritando de dolor por el napalm que corroía su piel.

"Fue una de las fotos que cambiaron el rumbo de la guerra. No me molesta que siempre me recuerden por eso, es un honor. Es una imagen terrible", afirma.

Tras tomar aquella instantánea, Ut contribuyó a salvar la vida de la niña al llevarla al hospital más cercano y desde entonces ambos han mantenido el contacto a lo largo de los años. "Ahora vive en Canadá. Me llama tío Nick", dice.

El fotógrafo ya conocía de primera mano los horrores de la guerra cuando tomó aquella imagen: uno de sus once hermanos murió luchando con el Ejército de Vietnam del Sur y otro, un prometedor actor en los años 60, perdió la vida trabajando de fotógrafo para AP.

Quizá por eso esta leyenda del fotoperiodismo bélico no quiso volver a ningún conflicto cuando concluyó su trabajo en Vietnam y se dedicó a fotografiar la alfombra roja de Hollywood u otros hechos noticiosos, como el juicio por asesinato de O.J. Simpson o la detención de Paris Hilton en 2007.

"Mucha gente me ha preguntado en estos años por qué no he vuelto a ninguna guerra, me ofrecieron ir a Irak, pero siempre he dicho que no, tengo una familia, dos hijos, puedo ir a cualquier país, pero no durante la guerra. Y mi esposa no me dejaría", explica.

Perteneciente a la vieja escuela, Ut se opone a la edición digital de imágenes en el ordenador.

"Nunca he usado el Photoshop ni nada parecido. Me parece bien si lo usa cualquiera para sus fotos personales, pero no es bueno para el fotoperiodismo. Además, yo no sabría qué hacer con eso", afirma en un inglés con marcado acento vietnamita.

En tiempos en que se toman millones de fotos cada minuto en el planeta, el veterano fotógrafo guarda un consejo para los jóvenes aficionados y profesionales: "No hay que disparar demasiado, primero tienes que pensar bien en la foto que quieres tomar".

EFE