Ciudad de México.- Sin una inauguración oficial y con una apertura discreta comenzó a funcionar en Londres la nueva embajada de los Estados Unidos en el Reino Unido.

En 2008, el gobierno estadounidense anunció la compra de un terreno en el área de Nine Elms de Wandsworth con la finalidad de construir sus oficinas de representación en ese país europeo con un diseño moderno, acogedor, seguro y energéticamente eficiente para el siglo 21.

El diseño de la sede se abrió a la competencia para garantizar que su construcción reflejara lo mejor la arquitectura moderna, incorporará lo último en técnicas de construcción eficientes en energía y celebrará los valores de libertad y democracia.

"Estamos orgullosos de echar raíces en Nine Elms y de proporcionar un anclaje para más negocios y empleos, atrayendo a miles de nuevos vecinos para impulsar la revitalización económica aquí", señaló el embajador Matthew Barzun.

El despacho con sede en Filadelfia, KieranTimberlake, es responsable de la obra, misma que se se adjudicó en un concurso.

Reforma