Roma.- Un accidente de tren cuyas circunstancias aún se desconocen causó ayer, de acuerdo a un resultado provisional, veintitrés víctimas mortales y una treintena de heridos, de los cuales dieciocho se encuentran en estado grave; de acuerdo con medios locales, que indican que el suceso ocurrió en la región de Apulia (sur).

Varias unidades de emergencia del cuerpo de bomberos y ambulancias están en la zona, un lugar situado entre las localidades de Andria y Corato, para socorrer a las víctimas del choque frontal entre dos convoyes.

El presidente de la provincia Barletta-Andria-Triani, Giuseppe Corrado recordó ante medios locales que se requiere sangre del grupo cero en los hospitales de Andria y Barletta, a los que han sido trasladados los heridos, entre ellos también niños pues la línea era usada por estudiantes, familias y trabajadores.

El ministro de Infraestructuras y Transportes, Graziano Delrio, anunció que se trasladará hoy al lugar donde ocurrió el siniestro.

Asimismo señaló en un comunicado que ha enviado a la zona a dos inspectores para investigar las causas de la colisión entre estos dos trenes, que por el momento se desconocen.

Agentes de las fuerzas de seguridad italianas y de la Cruz Roja se afanan en buscar supervivientes en la zona, así como en localizar otros posibles cadáveres entre los restos de los trenes.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, acudió al lugar de los hechos.

El choque de los dos trenes ocurrió entre los municipios de Andria y Corato hacia las 11:30 horas locales y la compañía estatal Ferrovie dello Stato comunicó que afectó a trenes gestionados por Ferrotramviaria, una compañía privada que gestiona esa línea.

El alcalde de Corato, Massimo Mazzilli, dijo también a través de las redes sociales que el accidente “fue un desastre, como si hubiese caído un avión” al comentar las imágenes que distribuyen los medios locales, donde se aprecian varios vagones destrozados por el choque.


II EFE