El Cairo.- Al menos 30 personas murieron y 70 resultaron heridas hoy en bombardeos de la aviación rusa contra la ciudad de Al Raqa y sus alrededores, en el noreste de Siria y feudo del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, de los fallecidos 24 son civiles, mientras que otros seis no han sido identificados, por lo que podrían ser miembros del EI.

La mayoría de los heridos se encuentran en estado grave, entre ellos quince que han perdido alguna de sus extremidades u otras partes del cuerpo, por lo que no se descarta un aumento de la cifra final de víctimas mortales.

Los ataques aéreos, efectuados de forma simultánea en el interior de la urbe y sus afueras, causaron fuertes explosiones, agregó que el Observatorio, que calificó lo sucedido de "masacre".

La ONG hizo hincapié en que uno de los bombardeos tuvo como blanco los alrededores de la sede de la Seguridad del Estado, que está ubicada en el centro de la ciudad.

Otros golpearon la zona de Al Farusía y la planta de agua, en el norte de Al Raqa.

Desde Rusia, el Ministerio de Defensa había anunciado poco antes que seis bombarderos estratégicos Tu-22M3 de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas atacaron hoy posiciones del grupo yihadista en los alrededores de Al Raqa.

"Se han destruido un gran arsenal con armamento, munición y combustibles cerca de Al Raqa; un fábrica de munición para armas químicas en el noroeste de la ciudad, y un gran campamento de entrenamiento de terroristas", señaló Defensa.

Se trata del segundo ataque ruso con aviación estratégica en los últimos tres días.

Rusia, que interviene en el conflicto sirio desde septiembre pasado en apoyo del régimen de Damasco, no había recurrido a estos aviones hasta hace un mes, después de que los yihadistas derribaran dos de sus helicópteros.

EFE/Foto EFE: El general Serguéi Rudskói informa sobre el conflicto en Siria.