II VALENTINA MONTALVO

EL MUNDO DE CÓRDOBA


Con una camioneta cargada de algunos muebles, José Hernández Orduña recorrió por última vez lo que quedó de su casa, que pese al apego sentimental y la inversión que había en ella, decidió dejar para poner fuera de peligro a su familia, después de que el Río Seco se llevó casas a su paso, incluida la suya.

Con una mano sujetando una cama de madera, José narra los hechos de la madrugada del pasado domingo, cuando bastaron 5 minutos de reacción para que él, su esposa, dos hijos y una nuera salieran de su hogar para que la corriente del río arrasara con los dormitorios y la cocina.

Cansados por la noche anterior, cuando la tormenta Earl tocó tierra de la zona centro del estado, la familia Hernández Cancino cayó rendida la noche del sábado, creyeron que el río estaría “tranquilo”, ya que hasta ese día sólo había crecido hasta los límites, pero el grito de sus vecinos llamando a su puerta los despertó, debían salir, tres casas antes de la suya habían caído.

“Estábamos descansando, cuando llegaron los vecinos a levantarnos, no hubo tiempo de nada, no pudimos reaccionar, con lo que teníamos puesto nos levantamos y salimos, sólo pude arrastrar un tanque de gas cuando vi caer parte de mi casa”, dice José, mientras rescata de los escombros un tocador, una cama y una licuadora.

Ayer José fue socorrido por sus familiares para llevar los muebles. Una casa de su hermana en la Colonia Los Filtros, donde dormirán hasta que se recuperen y puedan formar nuevamente un patrimonio, sin embargo, lamentó la ayuda de las autoridades municipales, que le dieron una despensa con un kilo de frijol, un kilo de arroz, una botella de aceite y unas bolsas de sopas, así como la falta de “palabra” del Municipio que le prometió que una cuadrilla de hombres lo ayudaría a desocupar el inmueble, mismos que estuvieron presentes pero sólo observando.

Debido a la contingencia y los daños materiales que sufrió, José hace un llamado a la ciudadanía para que de alguna manera, “con ropa, despensa o algún apoyo de muebles o económico nos puedan socorrer, perdimos todo, este terreno lo compramos hace más de 15 años, no somos paracaidistas, necesitamos de todos para poder reponernos”, explica el hombre, quien puede ser localizado al número 2711156469 o al 2717400373 con su esposa Graciela.

Según la directora del DIF municipal, Mónica Langarica, hoy junto con la presidenta se la dependencia recorrerán las zonas afectadas por el paso de la tormenta, sin embargo, afirma que desde la noche del viernes se activaron los protocolos de alerta para abrir los albergues municipales y resguardar ahí a las personas vulnerables, aunque encontraron durante los operativos coordinados con PC renuencia ciudadana para dejar sus casas, por lo que sólo fueron aseguradas familias de las colonias Aguillón Guzmán, Colorines y Carriles.