La presidenta del DIF Municipal de Córdoba, Andrea Ríos Álvarez, presentó su cuarto y último informe de labores.

La funcionaria municipal resaltó las más de 400 mil atenciones otorgadas por la institución, así como la creación de espacios de “suma importancia” para los ciudadanos, como la Sala Multisensorial y la estancia “Nuestras Raíces”, las cuales cambiaron la vida de niños y adultos mayores.

Detalló, por ejemplo, los 62 mil 736 personas atendidas a través de los servicios de salud, las seis mil 338 personas en área dental, 11 mil 176 en psicología y tres mil 879 más en rehabilitación física.

En su mensaje a la población, la presidenta del DIF afirmó que fue una gran experiencia trabajar en una institución que nunca termina de trabajar y que tampoco tiene horarios.

Destacó que en la protección familiar se reintegraron a nuevos hogares a 133 menores, así como la atención y albergue a 406 mujeres víctimas de violencia.

Ríos Álvarez informó que la constancia, disciplina, solidaridad y servicio siempre fue la mística para trabajar en pro de los ciudadanos cordobeses.

Finalmente, la funcionaria agradeció a sus padres (Tomás y Hortensia) así como a la directora Mónica Langarica, la oportunidad, asesoría, confianza y todo el respaldo que le permitieron salir adelante en este compromiso con los cordobeses.



Noé Carrillo Molina

El Mundo de Córdoba