A pesar de las quejas vecinales por la situación de insalubridad en la colonia Pino Suárez, Hidrosistema rechazó que el problema estribe en la red de drenaje sanitario pero admitió la saturación de las descargas domiciliarias provocada por un “taponamiento”.

Luego de que habitantes del lugar denunciaron públicamente problemas de salud, afirmando que fueron originados desde hace 15 días por la filtración de las aguas negras a sus pozos artesianos y el olor fétido que emanaban, personal de la paramunicipal se presentó a la avenida 13-A entre calles 41 y 43 para revisar la tubería.

El director de Hidrosistema, José Joaquín Hernández, justificó que “Se trató de un tapón hidráulico que impedía el paso del agua por lo que al estar llena la línea se regresó por las descargas domiciliarias, sin embargo ya quedó dezasolvada”.

Afirmó que una brigada del departamento de Drenaje y Alcantarillado analizó el agua potable, informando que se encuentra en “óptimas condiciones” para el uso de las personas.

La oficina de Regulación Sanitaria a cargo de Jaime Gallardo, informó que dará seguimiento a la situación para evitar más enfermedades, mientras esperan la solicitud formal de los vecinos para trabajar en conjunto con el Ayuntamiento.

Josefina Alvarado, vecina del lugar, afirmó que persisten los problemas en su salud, como nauseas y vómito, en su familia y otros vecinos, además del olor fétido.



Alejandro Aguilar

El Mundo de Córdoba