II Gisela Hdez Muñoz

II Jéssica Ignot

El Mundo de córdoba


La violación la hizo mamá a sus 11 años, no pudo concluir su primaria y ahora en lugar de cargar con útiles, lleva en sus brazos un bebé. Es la historia de una niña, que por ser menor, se omiten sus datos.

Sin tener un cuidado prenatal, la pequeña llegó a una clínica de una comunidad en Tezonapa. El médico que la atendió dijo que la pequeña llegó al sentirse mal debido a los dolores relacionados con la labor de parto.

A su madre, que la acompañaba, le indicaron que se trataba de un parto de alto riesgo, pues su cuerpo aún no cumplía un total desarrollo, por lo que debía ser atendida en un hospital para que ella y el bebé recibieran la atención adecuada.

En la integración de datos, la madre dijo que la pequeña fue víctima de violación, y que no se dio cuenta hasta que el embarazo ya estaba muy avanzado. Por ello no acudían a la atención médica hasta que inició con los dolores. Afortunadamente la niña y el bebé se salvaron.


Hay más niñas-madre

en zonas indígenas

Las adolescentes indígenas tienen una tasa de fecundidad más alta que las no indígenas. La tasa de fecundidad de las mujeres de 15 a 19 años de edad hablantes de una lengua indígena es de 96.7 por mil mujeres; la de las no indígenas, de 68 por cada mil.

En el país existen alrededor de 1.4 millones de adolescentes que hablan alguna lengua indígena. Las entidades con mayor porcentaje de adolescentes que son hablantes de lengua indígena son Chiapas (29%) y Guerrero (28%). Chihuahua, San Luis Potosí, Oaxaca, Michoacán, Veracruz, Puebla e Hidalgo tienen un porcentaje mayor a 19% es decir, más del triple del promedio nacional (6.3%).

Entre las adolescentes hablantes de lengua indígena existe una menor permanencia en la escuela, ya que cerca del 35% de la población adolescente indígena de 10 a 19 años y casi la mitad que se encuentra entre los 15 y 17 años de edad no van a la escuela.

Los nacimientos en mujeres adolescentes, con respecto al total, se dan primordialmente en municipios con grado de marginación muy alto (21.36%) o alto (19.47%).