II Pedro Solís Ruiz

EL MUNDO DE CÓRDOBA


La Iglesia católica hizo el llamado a las autoridades de Transporte Público, Tránsito y Vialidad para vigilar el sobrecupo de los autobuses, así como a las encargadas de reparar los tramos carreteros a fin de prevenir accidentes como el del pasado 6 de julio en San Rafael Caleria.

Después de la homilía dominical, el párroco, Domingo Ortíz en ausencia del obispo Eduardo Porfirio Patiño Leal, urgió a poner mayor atención en materia de prevención, desde señalamientos en las carreteras, mantener en buen estado los caminos, que las unidades de transporte público estén en optimas condiciones y que no se permitan acciones que pongan en riesgo a ciudadanos.

“Nos falta materia de prevención, en nuestro país no hay cultura de la prevención en todos los sentidos, entonces es un llamado para cultura de la prevención, que Tránsito del estado vaya viendo, señalamientos en las carreteras, condiciones de unidades y ver los cupos en las unidades para evitar tragedias de tal magnitud”, dijo.

Señaló que los riesgos incrementan con la época de lluvias además del factor humano cuando los conductores no logran unidades de transporte urbano y sobretodo si su capacidad en pasaje es rebasada. “No es lo mismo frenar una unidad con 40 pasajeros que una con más de 70, por el peso”.

El sacerdote se solidarizó con los familiares y pacientes rogando por una pronta recuperación. “Nosotros estamos llamados a dar consuelo y oración para los que más sufren, en este caso, ellos están sufriendo...”.