II Noé Carrillo Molina

El Mundo de Córdoba


Vecinos de la colonia La Sidra pidieron la intervención de las autoridades municipales, debido a la formación de un socavón en una de las orillas del muro de contención, el cual con las lluvias venideras pudiera reblandecer el suelo y hacerlo colapsar.

Los pobladores, quienes esta ocasión omitieron dar sus nombres, expresaron que el hundimiento del suelo ha sido constante. “A lo mejor es por el golpeteo del agua. De 15 días para acá vimos que la tierra se está abriendo de la base del puente, y se puede caer o un vecino también se puede ir por ahí”, dijo uno de ellos.

Asimismo, cuestionaron qué va pasar con el material de las viviendas derribadas. “Si se mete hasta dentro verá que los escombros de las casas desbaratadas representan una inseguridad para nosotros porque además ni luz hay”.

Otra de las vecinas indicó que por las noches se ha observado a “borrachitos” que toman ente los muros derribados, lo que pudiera causar accidentes mortales, ya que cruzan de un lado a otro de la vía.

Al realizar un recorrido por la zona, se pudo constatar que sólo uno de los 23 espacios que fueron reubicados es ocupado por un particular y es utilizado como establo.

Al llegar al sitio, una persona cuestionó por qué se tomaban fotografías pero tiempo después de identificarnos afirmó que hace tiempo que no vive nadie en la zona.

Sin embargo, en el fondo de la privada se observó una especie de establo, en donde hay un perro amarrado y mecates, que según se nota, se emplean para atar ganado.

Los habitantes de La Sidra aseguraron desconocer quién es la persona que utiliza este lugar y aseguraron que las visitas y arribo de animales son esporádicos.