Entre 290 y 195 pesos como mínimo costará este año a los padres de familia vestir a sus niñas y niños de inditos, para la celebración de la Virgen de Guadalupe.

Tras un sondeo realizado con comerciantes del Mercado Revolución, éstos afirmaron que los costos subieron aproximadamente un 30% en relación al año pasado debido al alza de las gasolinas y su impacto en el transporte.

“Todo vino más caro que el año pasado, sobre todo porque hay otros modelos que vienen bordados. El más caro es el traje de adulto, pero casi no se vende”, expresó la vendedora Hilda Hernández.

Según comentó, hay varias madres de familia que vienen a comprar indumentaria por separado, dado que aún guardan parte de la vestimenta del año pasado.

“Hay quienes vienen a comprar únicamente los huarachitos, las bandas, el huacalito o el sombrero. Para el caso de las niñas lo que más compran son las faldas y blusas”.

En interiores del mercado hay por lo menos seis establecimientos dedicados a la venta de disfraces y trajes, entre ellos los de indito. En las afueras del zoco también se pudo observar a algunos comerciantes, aunque, según lo consultado, sus precios son más elevados.

No obstante, los vendedores del interior aseguran que en próximas fechas esperan el arribo de comerciantes de Chilac, Puebla, los cuales dan precios muy bajos que les generarán competencia y pérdida de clientes.


Noé Carrillo Molina

El Mundo de Córdoba