Desde hace cuatro años, el Hospital General de Córdoba (Yanga) cuenta con un mastógrafo, aunque la falta de cierto equipo ha retrasado su estreno. El aparato sirve para la detección oportuna de cáncer de mama y un estudio así, en el sector privado cuesta entre 500 y 900 pesos.

El director del Hospital General, Patricio Zentella, señaló que el mastógrafo fue una donación de Gobierno del Estado, y ya está instalado. Tiene un costo de 800 mil pesos, sin embargo, requiere de una impresora y un control “SR” (control de rayos digitales), cuyo costo asciende a 800 mil pesos más, que necesitarían para que el equipo funcione en su totalidad.

“El aparato ahí está, sólo hace falta más equipo. Este aparato tiene más de cuatro años, no lo podemos echar a andar porque pierde la garantía. Los pacientes que requieren realizarse una mastografía los canalizamos a hospitales privados y si no tienen recursos, hacemos que les brinden un cobro menor”, explicó el médico.

Zentella detalló que se encuentra en pláticas con la Secretaría de Salud para que faciliten el equipo y se pueda utilizar, aunque aún no hay fecha para su funcionamiento. Agregó que existen carencias en el hospital, como personal médico, pues se requieren de 60 médicos más para brindar un mejor servicio.


Pedro Solís Ruiz

EL MUNDO DE CÓRDOBA