Córdoba. Durante las 24 horas de guardia electoral que mantuvieron 36 paramédicos de la Cruz Roja, sólo fue necesaria su intervención en la casilla de la colonia El Carmen, donde una mujer sufrió irritación en la piel por la tinta indeleble con la que se marca el pulgar de los ciudadanos tras de votar.

Desde las 7 de la mañana se activó la guardia electoral de los paramédicos de la Benemérita, quienes desde mitad de semana planearon incluir 10 elementos más para apoyar en el trabajo de los tres turnos cotidianos, esto ante el proceso electoral del domingo, en el que no descartaban que se presentaran algunos incidentes.

Estos paramédicos voluntarios, estuvieron al mando del director de la Cruz Roja, Jorge García y el coordinador de socorros Héctor Solís.

El único servicio que los paramédicos atendieron fue el de una mujer en la colonia El Carmen, quien en su papel como funcionaria de casilla y desempeñando su rol como ciudadana, le cayó tinta en una pierna que le quemó la piel, por lo que al paso del tiempo y por la molestia que le causó, tuvo que ser atendida por la Cruz Roja.

“Afortunadamente no hubo incidentes graves en los que fuera necesaria la presencia de la Cruz Roja, sólo tuvimos un llamado de los ciudadanos y fue atendido en una casilla donde a una mujer le cayó tinta, pero rápido fue valorada y se le aplicó lo necesario para tranquilizar la molestia, sin embargo, no hubo más solicitudes”, manifestó García.

Pese a que la jornada se mantuvo en calma para la Cruz Roja, los paramédicos cumplieron con los tiempos acordados y finalizaron su trabajo ayer a las 7 de la mañana. Respecto a los servicios cotidianos de un domingo cualquiera, el funcionario afirmó que la actividad disminuyó también y que hubo un 20 por ciento de auxilios menos de los que registran durante otros fines de semana.


Valentina Montalvo/El Mundo de Córdoba