Córdoba. Habitantes de Puente Bejuco y Agustín Millán, exigieron con pancartas al gobierno estatal definir situación legal de segundo sitio que a la fecha es ocupado por poco más de 300 personas, sin que hasta el momento el Ayuntamiento acredite que es de propiedad.

Un grupo de inconformes liderados por el presunto dueño de 3 hectáreas, Vicente Martínez Huerta y su representante legal, Miguel Pulido, se manifestaron ayer en el palacio municipal donde acusaron al alcalde Tomás Ríos Bernal de tener intereses personales y de otorgar espacios incluso a empleados del Ayuntamiento en el predio adjunto al parque DIF.

Desde las diez de la mañana, hombres y mujeres, algunas con niños, se apostaron en el pasillo del área de regidurías exhibiendo las cartulinas para expresar su molestia. Luego fueron llevados al salón central donde esperaron poco más de media hora.

Allí fueron atendidos por el jefe de Asentamientos Humanos, Saúl Castilla Moyado y personal de la coordinación Jurídica. Después de una hora de diálogo, acordaron que este martes, a las diez de la mañana procederán a inspeccionar el lugar, apoyados por la oficina de la Política Regional.

“Vamos a revisar si existen construcciones sin permiso en el sitio y se le hará del conocimiento a la delegación de Patrimonio del Estado, al Registro Agrario Nacional y a la Procuraduría Agraria”, explicó Moyado.

Vicente Martínez Huerta uno de los presuntos dueños, dijo que la fracción en disputa sobre la que considera tener derechos son un total de tres hectáreas que están dentro de las diez que no fueron consideradas en el decreto firmado en 1990 por el entonces gobernador Dante Delgado y el alcalde en turno, Bernardo Cessa Camacho.

“Ganamos la primera fase donde nos dice el Tribunal Unitario Agrario que si queremos la anulación de la expropiación o que si quiero la restitución de tres hectáreas y voy por esas que es lo que abarca el título parcelario”, dijo.


Ana De la Luz M./El Mundo de Córdoba