Desde hace un mes, los trabajos de ampliación de banquetas en el centro de la ciudad fueron abandonados.

Sólo quedan en las aceras montones de cemento hecho piedra, escombro, tabiques y registros destapados, que son un riesgo diario para cientos de peatones.

A través de un recorrido realizado por El Mundo y con apoyo de un flexómetro, se pudo constatar que tan sólo los carriles de la calles 7 y 5, entre avenidas 1 y 3, lucen descuadradas con respecto a la línea que siguen las banquetas desde la avenida 2.

Mientras que la calle 7 en el tramo de la avenida 2 a la 1 tiene un ancho de 5.90 metros, la arteria en el tramo que va de la avenida 1 a la 3 se redujo a 5.52 metros; es decir, es 38 centímetros más angosta.

Por otro lado, en la calle 5 la situación es más grave pues la arteria que viene de la avenida 2 a la 1 mide 5.48 metros, mientras que el tramo entre avenida 1 y 3 tiene un ancho de 5.90 metros, una diferencia entre alineaciones de hasta 42 centímetros.

Vía telefónica, personal de la empresa Construcciones y Tuberías del Golfo S. A de C.V., con sede en el Puerto de Veracruz, confirmó que son ellos quienes están a cargo de las obras, pero no quisieron informar el motivo por el que tiene más de un mes que no avanzan en los trabajos.

Transeúntes y conductores externaron su preocupación por las malas condiciones de las calles y el riesgo de más accidentes.

Hasta el momento han contabilizado tres accidentes de peatones, los cuales se relacionan con las obras abandonadas en el centro.


II Noé Carrillo Molina

El Mundo de Córdoba