Córdoba.- El Centro Estatal Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C4), alerta sobre seis tipos de engaños telefónico, a través de los cuales los delincuentes pretenden amagar a la sociedad y persuadirla a realizar depósitos bancarios o en saldo telefónico a cambio de la supuesta liberación de familiares o seguridad.

El director estatal del C4, Juan Carlos Espino Reyes, asegura que el modo de operar de los delincuentes para extorsionar a la ciudadanía se modifica constantemente y varía en seis estrategias, como el familiar secuestrado, accidentado o detenido por las policías; en estas situaciones el infractor es el "intermediario" entre la supuesta víctima y el familiar. Según el caso es la presión con la que el victimario intenta presionar el depósito de fuertes sumas económicas a tarjetas canjeables o cuentas bancarias.

Los otros tres modos de engaño se concentran en secuestros virtuales, donde un supuesto grupo vigila a la víctima y bajo engaños lo convencen de incomunicarse y encerrarse (en moteles); en ese tiempo los delincuentes aprovechan para exigir rescate a familias afectadas que ceden por temor a un daño colateral; la operación se asimila a las amenazas de daño.

En cambio, en un quinto caso de estafa está el de el supuesto premio y para "cobrarlo" los ciudadanos proporcionan las claves de tarjetas de saldo para celulares.

"Hemos hecho campañas constantes en la zona centro, pero la gente no lo entiende hasta que realmente les llega a pasar y toda esta información ha estado circulando siempre en redes sociales, en la página de la Secretaría.

Los modos que ocupan los delincuentes para que la sociedad no caiga en los engaños telefónicos y si son víctimas se les pide mantener la calma y colgar para que no se dejen enganchar", dice el funcionario.

6 MENTIRAS DE LA EXTORSIÓN

Delincuentes marcan desde celulares para amedrentar con estos argumentos:

1 Su familiar está secuestrado.

2 Su familiar se accidentó.

3 Su familiar fue detenido por policías.

4 Secuestro virtual: Obligan a la víctima a recluirse.

5 Se ganó un premio.

6 Amenazas de muerte.

Valentina Montalvo/El Mundo de Córdoba