Familias de la zona rural y de la ciudad coinciden en una problemática: la escasez de agua. Las primeras, ante la ausencia del servicio de red de tubería de agua potable han optado por abastecerse de pozos artesianos, mientras que las segundas viven con el temor de que el tandeo continúe reduciéndose.

La 'Gutiérrez Barrios', sin red de agua

Viviana Solís Mercedes es una madre de familia que habita en la colonia Gutiérrez Barrios, junto a la localidad de El Porvenir, en la zona rural de Córdoba. Desde que recuerda siempre se ha abastecido con el pozo. Dice lamentar que todos los habitantes de la localidad carezcan de red de agua potable, no es ya una cuestión de cultura sino una necesidad básica en torno al cuidado del agua.

Menciona que su consuelo es la época de lluvias, no sólo para el cultivo porque su esposo se dedica al campo, sino también porque pueden acumular el agua en cubetas y tinas por algún tiempo.

"Como quien dice le debemos esto al cielo y al suelo, porque del Municipio pues obviamente no", expresa, mientras lanza una leve sonrisa.

El Porvenir en el olvido

En la localidad El Porvenir, Mónica Ramírez, prevé que en tiempo de calor se agudice el problema de la escasez de agua. Señala que los últimos en enterarse del problema son las autoridades.

"Para el hogar agarramos del pozo, no tenemos agua de la red potable. Esto ya tiene ocho años, van y vienen alcaldes y llegan y nos prometen pero ahí queda pero no vemos claro", asienta con la cabeza.

Afirma que muchas veces tener los lavaderos llenos de trastes sucios no es una cuestión de "dejadez", ya que lava uno a uno, y por otra parte, representa un gasto de agua.Relata que hace cuatro años los vecinos de Los Mangos, y Gutiérrez Barrios, se organizaron en un comité para solicitar la instalación de la tubería la cual hasta la fecha no han tenido éxito ni atención por parte del Ayuntamiento.

'Araucarias', tandeo a menos

La colonia Araucarias es una de las zonas relativamente nuevas, junto con La Fortaleza y Los Filtros 2 tienen menos de 15 años de edificadas. Las familias recuerdan que se establecieron con carencias de servicios. La familia Sánchez Barcilla cuenta que en noviembre del año pasado llegaron a tener agua sólo un día a la semana.

Esmeralda Sánchez, quien junto con su familia habita en una vecindad de Araucarias, refiere que la llave permanece abierta, debido a que el tandeo sólo es el martes, jueves y sábado, y a veces sólo durante las madrugadas.

"Hay que estar atentos, pues vamos poco a poco juntando en los tinacos...", señaló.

II Alejandro Aguilar

EL MUNDO DE CÓRDOBA