El precandidato a la gubernatura por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Francisco Yunes Zorrilla, consideró que su trayectoria de 20 años como militante en ese partido y las siete elecciones en las que ha participado, ocupando cargos de elección popular, son la principal ventaja para ganar la confianza de sus correligionarios para lograr ser el abanderado oficial del partido tricolor para competir por el voto veracruzano con miras a gobernar el Estado.

¿Cuál es su planteamiento para resolver la inseguridad?

Es un tema que parece no terminar; un tema que está inmerso en un drama incontenible y que de alguna forma rebasó las posibilidades de administración de parte del Gobierno del Estado. Es un tema nacional; la violencia está en el país pero los índices y las expresiones que se viven en Veracruz nunca habían tenido precedentes.

Hoy (ayer) hay cuatro cabezas en Sayula y el día que fui a Pánuco me recibieron con una señora decapitada, es decir, hay un retroceso marcado en materia de seguridad, tiene grandes implicaciones y la militancia nos pide puntual solución a este problema que sí es posible resolver si se tiene a la gente capacitada para hacer, si se cuenta con los recursos, sin ningún tipo de desvíos para generar equipamiento, rehabilitación de los cuerpos policiacos y de manera puntual hacer policías confiables. Es un tema de escala, de recursos y de presencia con gente digna de confianza y capacitada para afrontarlo, no se resuelve en seis meses como alguien lo pudo haber promovido en aras electorales pero tampoco se lleva diez años, es un tema que se puede resolver en mediano tiempo, si se sabe hacerlo y si se quiere hacer.

¿Es fundamental la aplicación de las leyes?

El gran problema es el de la impunidad, es el que las leyes no se observan y eso evidentemente genera sesgos en materia de seguridad, de corrupción y también va generando una erosión del marco del Derecho que afecta el buen comportamiento económico, la convivencia diaria. El gran tema que recojo y hago propio, es que en Veracruz debe haber cero impunidad, la ley se tiene que observar, hacer cumplir para todos sin excepción, ésa tiene que ser la pauta y para lograrlo hay que revisar evidentemente la procuración de justicia, el monopolio en las averiguaciones previas que están sujetas en la Fiscalía que es donde se encuentran las cifras negras y los principales nudos en la impartición de justicia y desde luego analizar posteriormente un sistema judicial que cumpla con su función jurisdiccional en donde haya jueces magistrados en condiciones de poder impartir justicia, acompañados de recursos.

¿Por qué esperar hasta ahora, cuando desde hace años, priistas y no priistas le consideraron el candidato idóneo?

Como todo en la vida es circunstancial y obedece a la oportunidad; cuando la gente se prepara para enfrentar el futuro se define como una oportunidad y hoy esa oportunidad se presentó en este momento, sí, en un momento muy complicado para el partido en el que he militado 20 años; en un momento donde con razón de manera legítima, la sociedad está irritada con situaciones muy recientes de corrupción, de daño patrimonial, por abuso de poder y que se asocia de manera directa al partido político pero es una oportunidad que tiene un origen, el de que por cada mal priista que se puede señalar, hay miles de priistas veracruzanos que en el anonimato trabajan por su cuenta, lo hacen de manera honesta, sin quitarle nada a nadie, sin robar, para organizar sus festividades, para buscar solución a los problemas en ausencia de la autoridad… son priistas que militan con orgullo en este partido y que nos ponen la muestra y que con esa fuerza uno asume la responsabilidad.

Hay quienes le califican como un político “no tradicional” ¿Cuál es su definición de la política?

Política es un vínculo de servicio. El ejercicio político debe tener solo un objetivo: si es legislativo hacer una ley, si es en lo administrativo, diseñar una política pública; si es jurisdiccional, generar una sentencia con un solo propósito, que esa acción incida positivamente en el día a día de la gente.

Uno legisla y no se ve en ese resultado, está faltando a la naturaleza, al origen del quehacer público, vínculo para el que menos tiene para tratar de transformar realidades. Con esa ilusión he participado en la política desde hace 20 años, no como una ocurrencia sino como una oportunidad que se fue generando; me formé desde la preparatoria para ser servidor público, mi esfuerzo estaba en generar los instrumentos académicos para tomar buenas decisiones.

Estos veinte años significan una buena ventaja en búsqueda de la candidatura; hemos tratado de dejar esa huella y sello, la gran oportunidad de hoy es que yo no vengo a Córdoba ni a la zona centro a pedirle que me conozcan, a ver cómo es o a ver si me reciben y generar un mínimo de confianza, es una zona que hemos recorrido a lo largo de mucho tiempo con la oportunidad de estar en momentos críticos.

¿Cree ganar la candidatura, a pesar del actuar de ex gobernadores priistas non gratos?

Claro que veo posible ganar la candidatura y después de eso, estar en el ánimo de los veracruzanos. Me parece que tenemos que hacer un esfuerzo para que la generalización no sea la pauta para la toma de decisiones entre la gente. Le toca al PRI cargar con gobernadores corruptos pero el problema no es en el partido de los gobernadores, sino en la falta de contra peso de los gobernadores. Claro, se notan más los del PRI porque éramos más, habría que ver qué paso con el tema de Ayotzinapa, Guerrero y qué gobernador era, de qué partido, ¿qué pasó en Sonora en la administración anterior?, alzar la mirada a Morelos de lo que está. No es un tema de partidos sino de contrapesos en una figura; cuando se burla el mandato popular en un Congreso que tiene la posibilidad de generar contrapeso, uno no tiene forma ni manera de evitar excesos y eso pasó en Veracruz y está pasando.

Desde su perspectiva ¿Qué momento atraviesa su partido?

Está en una gran oportunidad donde quienes confundían al partido con el gobierno, simple y llanamente ya no están en el partido y siguen en el gobierno, donde quienes militaban en un partido porque les significaba de mayor probabilidad de triunfo en una elección y hoy lo ven en una posición inversa, están buscando cómo se acomodan en los partidos en los cuales, sin un mínimo esfuerzo pueden garantizarles mayores probabilidades y eso hace que se quede en el PRI la gente que no siente vergüenza por esos colores y por ese escudo y yo no siento vergüenza, yo reconozco en el PRI a la institución política que con coyuntura explica el siglo XX en este país en temas de instituciones y que en las pasadas legislaturas con errores o alcance menor o mayor está generando las transformaciones que le dan viabilidad a esta nación, en materia política, económica y social. Solo los priistas no están buscando pretextos para tratar de tapar ineficacias.

¿Considera que el PRI tiene que transformarse?

Lo está haciendo. Tenemos un (candidato a) presidente de la República en una primera instancia que es simpatizante y no militante, ésa es una modificación, una transformación histórica en el partido y es reconocer que el PRI en sí mismo, no le alcanzaba a lo que la sociedad estaba esperando y se tenía que abrir a buenos perfiles de simpatizantes como es el caso de Pepe (José) Meade que es un hombre que punto por punto congrega todo lo que la gente quiere con un gobernante. Él, cinco veces secretario de Estado, ustedes verán dónde vive, cuál es su estilo de vida en 20 años, hoy al electorado le cuesta trabajo que de manera natural use aviones comerciales en lugar de privados, o que su esposa vaya al súper o que él camine o su coche sea un Honda bonito, pero que es un coche que no es la aspiración de los grandes políticos. Hoy en campaña seguramente no se lo creen y piensen que quiera aparentar, cuando ése ha sido su estilo de vida: frontal a la corrupción.

¿Está preparado para afrontar las críticas en redes sociales?

Tristemente es parte del tema ya, yo me pregunto si mi familia está preparada para aguantar todo lo que se viene. Ha sido mi apoyo puntual y son los que más lastimados salen. Uno está hecho a esto, uno sabe qué de lo que se dice es cierto y qué no lo es, pero cómo lastima para alguien que no ha robado que digan que es ladrón.

II Ana De la Luz

Grupo Arróniz