II Noé Carrillo Molina

El Mundo de Córdoba


“Luchando contra la injusticia” llevaba por lema la lucha estelar realizada ayer por promociones Acosta en la Arena montada en el Sindicato de Músicos de la calle 19. Los 47 luchadores saltaron al ring y comenzaron a gritar “Demonio Rojo” una y otra vez, la gente respondió y pronto ya todo era un escándalo.

Ringo Acosta fue certero al decir que hay confianza en Dios para que todo se aclare y pronto su compañero pueda volver a saltar de la tercera cuerda. Es este el ambiente que le pertenece y no la delincuencia, dijo Ivonne, esposa del “Demonio Rojo”, en entrevista concedida.

“Demonio Rojo” cursaba el segundo semestre de preparatoria, se alistaba para cursar una carrera y pronto sacar adelante, profesionalmente a su esposa y a su hijo. “Queremos justicia, la gente sabe que todo esto no es cierto, que mi esposo estuvo aquí el día en que mataron al chico de Cinépolis; hay testimonios que la Fiscalía ha ido desechando por lo que pienso que ya todo está puesto”, dice su esposa. Los niños jugaban previamente en el encordado sin saber que los 15 pesos que ayer pagaron van a parar a los gastos de la esposa del taxista y también luchador.

La hermana del gladiador, de nombre Raquel, pide que la autoridad haga su trabajo y que pronto dé con el paradero del asesino, y que dejen salir a su hermano pues asegura que es inocente.

La propaganda con la imagen del “Demonio Rojo” al centro, quedó esparcida entre las sillas y las gradas del Sindicato de Músicos. Ivonne desea volver a ver su esposo. El actuar de la Fiscalía no es nada favorable, sin embargo ellos sueñan con volverlo a ver en ese traje escarlata.