El cuerpo que fue hallado en estado de descomposición el pasado jueves 30 de noviembre en Cuitláhuac, fue sometido pruebas de ADN para confirmar la identidad del sujeto, el cual presuntamente podría tratarse de un ganadero originario de Coscomatepec desaparecido a mediados de noviembre.

Se conoció que este fin de semana los familiares de Martín Reyes Sánchez se habrían presentado en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) y en las del Servicio Médico Forense (Semefo) para intentar identificar los restos hallados el jueves pasado, luego de realizar una búsqueda de su familiar por distintos hospitales y comandancias de la región.

Trascendió que el ganadero coscomatepecano salió de su domicilio la tarde del jueves 16 de noviembre y fue la última vez que los familiares le vieron.

El pasado 30 de noviembre los restos en estado de descomposición de un hombre fueron hallados entre cañales de la comunidad de San José de Abajo, en Cuitláhuac. Los respos estaban en estado de descomposición.

Debido a que restos de la ropa que portaba el cuerpo hallado tenía cierta coincidencia con la que portaba el ganadero al momento de su desaparición, los familiares solicitaron una identificación mediante pruebas de Ácido Desoxirribonucleico (ADN), las cuales podrían estar listas en los próximos días.


De la redacción

El Mundo de Córdoba