“Yosi”, como le gusta que le llamen, siempre fue un niño tranquilo, alegre, le gustaba pasar tiempo en familia, en casa viendo televisión o escuchar música mientras ayudaba en alguna actividad de casa. Argenis Yosimar Pensado Barrera desapareció 16 marzo de 2014 en Xalapa, a la edad de 20 años.

Tenía sueños como cualquier joven, amaba a su novia y le emocionaba pensar en casarse y tener una hija, le gustaba convivir con niños. Quería una vida en familia. “Sus sueños no pudieron cumplirse debido a la maldad de gente sin corazón que me lo quitaron sin considerar que no sólo le arrebatan los sueños a él si no que destrozan a toda una familia”, relata su madre.

Y agrega: “le gustaba invitarme a llevar a su mascota de paseo, amaba los perros, desde pequeño siempre quiso tener uno hasta que tuvo a su Molly”. Relata que platicaban mucho, eran pláticas largas y con mucha confianza de ambos.

El día que desapareció, relata, era domingo, salió de casa por la mañana como un día normal, pero ese día en Xalapa hubo balaceras en algunos puntos de la ciudad y operativos de policía. “Esa fue la última vez que pude verlo, cuando salió de casa y a 3 años 7 meses no he vuelto a saber nada de él”, dice.

Y agrega: “Las fuerzas que se van reservando sólo son para buscarlo porque Yosi merece ser buscado aún teniendo todo en contra, sobre todo autoridades omisas que sólo simulan buscar, pero en realidad no les interesa encontrarlos; pero yo no dejaré a mi niño en el olvido, mientras tenga fuerzas lo seguiré buscando con la esperanza de algún día volver a abrazarlo”.

Si alguien sabe algo de él, pide su madre, hágalo saber, o si alguien está cerca de él y sepa de su búsqueda, le diga que lo están buscando, que no se dé por vencido. “Yosi te amo con todo mi corazón”.

II DE LA REDACCIÓN