El talento de un joven modelador de figuras de plastilina y pionero en los autos tuning (transformados o personalizados) se perdió con su desaparición el 11 de mayo de 2011 en la ciudad de Orizaba. Julio César Cruz Seoane, de 26 años, fue sorprendido por un grupo armado en su negocio de venta de auto estéreos y bocinas, privándole de su libertad y saqueando todo su negocio, también le robaron su automóvil, relata su madre, Rosaura Seoane González.

“Desde aquél día me han quitado una parte de mi vida, de mi ser; ya que para una madre el daño es indescriptible, la desesperación de no saber dónde está, qué sucedió con su vida”, relata.

Muchas veces ha soñado con verlo regresar a casa, abrazarlo y decirle lo mucho que lo ama, que lo extraña. “A veces clamo a Dios por qué me ha sucedido esto a mí y a mi hijo, pues no lo merecemos”. Julio es el único hijo varón y más pequeño, que desde sus primeros años demostró su gran habilidad para realizar todos sus personajes favoritos en plastilina.

“Hay que decirle a las autoridades: ¡Ya basta!, de no sensibilizarse con nuestro dolor de las desapariciones forzadas de nuestros amados. ¡Ya basta! con tanta impunidad y de no hacer justicia. No queremos que más gente sufra por causa de no poner un alto. Hoy en día le pido a Dios saber del paradero de mi amado”, señala.

Contacto vía inbox a través de la página de Facebook: Colectivo Familias Desaparecidos OrizCor