Cuitláhuac.- Dos hombres murieron ayer en la mañana mientras trabajaban en un pozo artesiano de 16 metros de profundidad, ubicado en una tienda de abarrotes y surtidora de gas en la avenida 6, entre las calles 5 y 7 de la colonia Centro. Una de las víctimas tenía 18 años e intentó ayudar a su compañero de trabajo, quien también murió por falta de oxígeno.

De acuerdo a los informes de la Policía municipal, los hechos ocurrieron alrededor de las 09:30 horas, cuando Felipe de Jesús Martínez Ramos, de 38 años, ingresó al pozo, el cual continuaba en construcción en el lugar.

Según las versiones, Felipe estuvo varios minutos en el fondo y no respondió a los llamados de Juan Huerta Vázquez, de 18 años, quien laboraba como ayudante de Felipe en la construcción de pozos artesianos.


Se rompe la soga

Juan se ató una soga para buscar y ayudar a su compañero, pero la cuerda se rompió mientras descendía y terminó en el fondo de la fosa acuífera, donde murieron asfixiados unos minutos después.

Los empleados de la tienda, en la que también despachan gas LP, reportaron el hecho al 911 y elementos policiacos acudieron al lugar, sin embargo, ninguno obtuvo respuesta de los trabajadores y pidieron el apoyo al cuerpo de bomberos de Córdoba, quienes confirmaron la muerte de los dos trabajadores.

Los “vulcanos” usaron aditamentos ERA (Equipo de Respiración Autónoma) y descendieron hasta donde estaban los cuerpos y después de un par de horas y con ayuda de uniformados de la Policía Militar, lograron rescatarlos.

Una perito criminalista de la Fiscalía General del Estado (FGE) realizó las diligencias previas al levantamiento de los cuerpos, los cuales fueron enviados al Servicio Médico Forense (Semefo), en Córdoba, y horas más tarde fueron reconocidos por sus familiares.


II DE LA REDACCIÓN