Fortín.- Maniatados y con huellas de tortura fueron hallados los cuerpos de dos hermanos la mañana de ayer entre cafetales del camino que conecta la barranca de San Miguel con Coapichapan: fueron ejecutados. Un grupo de cortadores de café fueron los que reportaron a las autoridades el hallazgo y después de corroborar el reporte los policías procedieron a cercar la zona.

Al momento del levantamiento estaban como desconocidos, pero al paso de las horas, casi por la noche se conoció que se trató de dos vecinos del municipio de Acultzingo. Eran José Fernando Camarillo González, de 25 años y Silvestre Camarillo González, de 33 años.

‘Ya cerró el paso’

“Los cuerpos están por allá, la policía ya cerró el paso, no sabemos si son de por aquí los muertitos”, mencionó un cortador de café que fue retirado del lugar con la finalidad de preservar la zona del hallazgo intacto. El acordonamiento se extendió en un radio de 50 metros.

El hecho se reportó cerca de las 11 de la mañana a los cuerpos de seguridad. Presuntamente los cuerpos fueron hallados atados de manos y pies, y tenían bolsas de plástico en la cabeza, por lo que no pudieron ser identificados en el lugar del hallazgo.

Peritos criminalistas de la Fiscalía General del Estado (FGE) tomaron conocimiento del hallazgo y después de realizar las diligencias correspondientes ordenaron el levantamiento de los cuerpos y su traslado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), en la colonia san Miguelito de Córdoba para la necropsia y donde quedaron resguardados en espera de que fueran identificados, cosa que se dio cerca de las 7 de la noche. Las causas de muerte de los jóvenes fueron traumatismos de cráneo así como múltiples golpes.

El fiscal en turno dio inicio a una carpeta de investigación, la número 782/2017. Se conoció que al parecer los jóvenes habrían sido privados de su libertad.

De la redacción

Grupo Arróniz