Ciudad de México.- Un minuto en la cancha fue suficiente para que Raúl Jiménez rescatara una victoria para el Benfica, en un partido en que su compatriota, Antonio Briseño, había tenido una destacada actuación en la zaga del Feirense, aunque terminó expulsado.

Ante las dificultades que el Benfica tenía al ataque, Raúl Jiménez entró a la cancha al 58' en sustitución de Grimaldo, y en su primera jugada aprovechó un balón que quedó muerto entre el central Luís Rocha y el arquero para mandar el balón al fondo de las redes.

La entrada de Jiménez revolucionó a las Águilas, que comenzaron a tener más llegada desde ese momento y, al 75', un balón peleado y filtrado por el mexicano le permitió a Rafa escapar desde media cancha completamente solo para encarar al portero y marcar el 2-0 definitivo.

Briseño, en su tercer juego al hilo como titular con el Feirense, había sido clave para mantener el cero, aun con la desventaja numérica producto de la expulsión de su compañero Tiago Silva, al 41'; sin embargo, se ganó también la roja tras una plancha sobre André Almeida, al 86'.

En al menos cuatro jugadas el "Pollo" había evitado que el Benfica marcara, al cruzarse oportunamente en un disparo al arco de Rafa y otro de Jonas, así como en un servicio que éste último estaba por empujar en el área chica, en la primera parte, y en un doble remate a quemarropa también de Jonas en la segunda mitad.

Además de las expulsiones, la nota negativa la pusieron los aficionados del Benfica al final de la primera mitad, cuando obligaron al árbitro a detener el partido tras lanzar petardos al arquero local, Caio Secco.

Esta fue la séptima victoria al hilo para el Benfica que registra 68 puntos, mientras el Feirense suma 23.

Agencia Reforma

Foto: @Raul_Jimenez9 ‏