Italia de rodillas y a los pies de la selección de futbol de Suecia, Adiós Sole Mio, sirviendo el magro marcador de uno por cero llevado al cabo por los escandinavos en el juego de ida del repechaje, para terminar cambiando el liquido de la copa a los Azurris, nada de champaña y todo con sabor a vinagre, llevándose al cabo a pie puntilla aquella frase tan sabia muy mexicana, la de referente a que con la vara que mides, serás medido, por lo cual la selección de Suecia formando una real barricada desde el primero hasta el último minuto del juego que termino siendo de drama puro para la forza Italia, con el cero por cero por delante en el choque de vuelta del repechaje, tuvo más que suficiente para salir con el boleto hacia el Mundial de Rusia 2018 empapado en la sangre, sudores y lágrimas de la afición que lleno de bote en bote el búnker de guerra azurri, significando una real tonelada de tierra encima del ya mínimo prestigio que guarda la Selección Italiana, ese cero por cero, un doble guarismo que en las épocas de oro de un real invitado que nunca llegó a tiempo a sentarse a su mesa, era el todo.

Hoy los clasicistas se lamentan de la eliminación italiana apuntando al ya inminente Mundial de Rusia 2018, una Selección histórica que se negó a sentarse en una de las mesas mas cercanas a la pista de baile, terminándose por colgar del árbol mas cercano a su estadio.

Pero por lo pronto también en otros frentes habrá drama y fiesta a la vez, como en los casos de nuestros conocidos, afectivos y muy futboleros seleccionados de Perú y Honduras, el primero con mas del ochenta por ciento del boleto hacia la Plaza Roja luego de haber empatado en Nueva Zelanda y el otro con la soga al cuello, tras haber sido inoperante en su duelo como local ante los forzudos chicos de Australia, ahora contemplados en casa como un real Tiburón Blanco, sediento de sangrey de Copa del Mundo de 2018.

Retomando el asunto de la Italia cayendo al abismo, su rival Suecia consiguiendo el boleto hacia Rusia 2018 nunca se le verá como un invitado de ocasión, todo lo contrario, un agregado bizarro y de cierto postín, todavía con bastante sangre azul en sus arterias, evocando su gran copa del mundo en el 58, cuando resultó subcampeón solo vencido en aquella gran final por un seleccionado de Brasil épico y maravilloso, con aquel debut de Edson Arantes do Nascimento Pele.

Ya estando adentro del próximo Mundial nada menos que 29 escuadrones lo debidamente registrados tras las reservaciones de mesa por parte de las selecciones de Suiza, Croacia y Suecia, tres invitados de cierto lujo, que júrenlo para nada van a desentonar dentro de lo que será una maratónica Copa del Mundo de Rusia.


Tomás Setién Fernández

A manera de comentario

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz