Mas cruces levantadas, en el camino de los que han sido rivales del equipo de moda en el circuito profesional de los mas de doscientos equipos, de la Tercera División Profesional, el del Córdoba FC ahora volviendo a tener otra semana de éxitos por doquier, culminando triunfalmente lo que inicio el pasado miércoles en la cancha del Murillo Vidal, detrás del triunfo y del corte de orejas y rabo contendiendo ante los Toros de Huatusco, vencidos por los cordobeses dos goles por uno.

Sumando éxito tras éxito, uno ya espera que la afición cordobesa al deporte emperador se note en grande el entrante sábado cuando a la hora habitual, la de los grandes triunfos, la de la tres de la tarde, estén recibiendo a los Milenarios de Oaxaca otro de esos equipos de motes de guerra raros y sui generis, creyendo que el propio mínimo circuito de ascenso del fútbol mexicano, es rey universal en eso de tener escuadrones que hacen honores a la flora y fauna del planeta a las menores provocaciones posibles.

Por lo pronto quedando en el sendero con los brazos en cruz el representativo futbolero de Huatusco, convertido así a la callada en filial del Atlético Celaya militante en la Liga de Ascenso, los recuerdos se multiplican de todo lo que han ofrecido los conjuntos rentados de la bien llamada Suiza Veracruzana, en donde la labor de aquel inolvidable gerente deportivo Enrique Minguert Castañeda fue la base solida para que en la cancha del Estadio Centenario de ese bello sitio, llegara la acción del balompié profesional azteca.

Recordándose grandes temporadas con la afición huatusqueña provocando llenos y apasionamientos sin igual, ahora es tiempo de pagar el noviciado los todavía no Toros llenos de casta, llevando tan solo un triunfo a cambio de cinco empates y cuatro derrotas, algo similar a lo que le ocurrió al equipo cordobés cuando bajándose de la cuna en el fútbol rentado procedió a debutar.

Por lo pronto a esperar que el trabajo de los Toros de Huatusco no sea flor de un día, y que se multipliquen sus participaciones en los torneos del limbo futbolero profesional, siendo una plaza en donde el balompié y el beisbol se han dado la mano para recibirlos.


Tomás Setién Fernández

El Mundo de Córdoba