El piloto español Carlos Sainz (Peugeot) aseguró este viernes, tras completar las seis primeras etapas del Dakar 2018, en el que marcha segundo en la general de coches, que esta edición del rally es la más dura de las diez que se han hecho en Sudamérica.

Durante la jornada de descanso que el rally tiene este viernes en La Paz, Sainz comentó que la primera semana, con cinco etapas sobre las dunas del desierto de Perú, “ha sido complicada” porque reconoció que no es su superficie preferida.

Admitió que la sexta etapa, desarrollada entre Arequipa (Perú) y La Paz, la disfrutó mucho porque transcurrió por caminos embarrados, su especialidad.

El madrileño comentó que, a partir de ahora, las ocho etapas restantes de este Dakar harán que esta carrera se convierta en una prueba de supervivencia.

“Se trata de sobrevivir e ir llegando poco a poco al final de cada día y no cometer ningún error de navegación ni ninguna trampa, porque este rally tiene bastantes”, agregó.

Sainz destacó la etapa de este sábado, entre La Paz y Uyuni (Bolivia), con más de 500 kilómetros, que tendrá la particularidad de ser maratón, pues los competidores no podrán recibir ningún tipo de asistencia ni ayuda durante todo el día, ni siquiera cuando lleguen al campamento.

Sainz se encuentra en la segunda posición de la clasificación general de coches, a más de 27 minutos del líder de la carrera, el francés Stéphane Peterhansel (Peugeot), quien además es su compañero de equipo.


EFE