Puebla.- La venta de combustible robado a Pemex se realiza en plena Autopista México-Puebla pese al reforzamiento de seguridad federal y estatal anunciado tras los hechos de Palmarito.

Del kilómetro 70 al 75, en ambos sentidos de la vialidad, a la altura de Santa Rita Tlahuapan, se puede observar a hombres con garrafones de huachicol sentados en las barreras de contención.

Solamente hace falta que algún vehículo, principalmente de transporte de carga, se estacione sobre el acotamiento para que los vendedores entren en acción.

Esta práctica está a la vista de cualquier persona que pasa por el lugar, lo cual se comprobó durante los recorridos que realizó REFORMA.

“Están muy descarados. Yo digo que la autoridad los protege, porque acá todo el pueblo sabe que venden en la pista. Todos saben, menos los policías que no los detienen”, comentó un vecino que prefirió el anonimato.

Agencia Reforma