Coscomatepec.- Cinco de las seis personas originarias de la comunidad de Xocotla, que murieron en un accidente el lunes 4 de julio cuando viajaban sobre la autopista Puebla-Orizaba a la altura de Chachapa, fueron sepultadas ayer en el panteón de la comunidad. El chofer (el sexto en perder la vida) hoy será acompañado por sus familiares al campo santo.

Desde las primeras horas del lune, tres hogares enlutados por la muerte de sus seres queridos, recibieron a decenas de personas que se solidarizaron con ellos.

La muerte que sorprendió a los albañiles mientras se dirigían a la ciudad de Puebla, los hizo regresar sin vida a la comunidad el día miércoles, donde fueron recibidos por cientos de personas en la entrada principal a la comunidad. Por la noche, de acuerdo a sus creencias, les hicieron a cinco de ellos el único velorio.

Ayer a las 11:00 de la mañana, decenas de personas, con flores en sus manos, llegaron al domicilio donde se encontraban los cuerpos. Poco a poco la multitud llenó las calles donde estaba tendidos el papá y dos hijos, mientras que en el otro domicilio dos hermanos más fueron llevados a una iglesia.

Un grupo de maestros de la secundaria, y alumnos llegaron para sumarse a las condolencias que embargó a la familia.

A las 13:30 horas, uno a uno los cuerpos de los cinco fallecidos, todos ellos en camionetas, se enfilaron al panteón. Cerca de 400 personas con ramos caminaron junto a las ataúdes, para dar ánimos a las familias.

Cerca de las 15:00 horas, los féretros llegaron hasta donde ya se habían cavado las tumbas, en dolor se hizo presente mientras se fueron bajando las cajas.

Con el camino al panteón, terminó el camino de cinco personas, cinco albañiles, que iban a buscar el sustento del hogar. Hijos, padre, hermano, esposo, amigo, o conocido, fue como cada persona recordó a quienes fueran víctimas de un accidente.


FIDEL URBANO G./EL MUNDO DE Córdoba