Poza Rica.- Un taxista fue asesinado con el tiro de gracia y su cuerpo fue abandonado en la cajuela de su unidad sobre un camino de terracería, detrás del fraccionamiento Los Laureles. Los homicidas también dejaron una manta que señalaba a la víctima como integrante de la delincuencia organizada.

El hallazgo ocurrió alrededor de las 05:00 horas sobre la calle Rivera del Rio Cazones, donde los vecinos vieron un taxi con la cajuela abierta y enseguida dieron parte a las autoridades cuyos elementos confirmaron el reporte unos minutos después.

En el lugar estaba un taxi con número económico 475 perteneciente a Papantla y su conductor yacía en la cajuela sin vida. El cuerpo presentó un impacto de bala en la frente

Los elementos policiales acordonaron el área ya que en la unidad de alquiler estaban las pertenencias de la víctima, además de una lona blanca en la cual dejaron amenazas a otras células delictivas.

Un perito criminalista de la Fiscalía General del Estado (FGE) realizó las diligencias previas al levantamiento del cuerpo.