Tomatlán.“Por aquí se me hizo escuchar un grito, vamos a ver”, le decía un rescatista a otros que en medio de la lluvia trataban de ver al fondo del barranco, donde una hora antes había caído un volteo con varios albañiles a bordo. El objetivo era rescatar a los lesionados cuanto antes.

Frío, húmedo y con olor a motor quemado, así lucía el kilómetro 16 de la carretera federal, mientras la fila de autos esperaba por pasar. Sólo los de adelante sabían que ahí, en el puente que carece de barandal desde hace varios años había sucedido una tragedia.

Los cuerpos de rescate no se daban abasto, llegaron de Coscomatepec, Chocamán, Ixhuatlán del Café, Tomatlán, Córdoba, Fortín, Huatusco y Alpatláhuac, todos buscaban sacar a las víctimas a como diera lugar.

De pronto, la lluvia arreció y los voluntarios tuvieron que resguardarse, era imposible descender sin poner en riesgo la vida, la maquinaria y había el temor de que se registrara otra tragedia.

El agua se apoderó de la escena, a lo lejos se escuchaban algunas sirenas de unidades de rescate que se sumaban, pero las gotas eran más persistentes. Los rescatistas se desesperaban, sin embargo, el clima cedió y ellos apuraron el paso.

En dos horas 15 personas rescatadas, dos no vivieron para contarla.



De la Redacción